Zumby Pixel

Hablando de… Otras cinco décadas

La moda se volvía heterogénea y los vestidos estaban acordes al estilo y personalidad de cada quien.

Publicado 14 octubre 2017 el 14 de Octubre de 2017

por

OTRAS CINCO DÉCADAS

Concepción Díaz Cházaro
Cronista de la ciudad

Continuaremos con la moda, ahora a partir de los años cincuenta, Grace Kelly es representante de este momento, actriz cuyo vestuario y peinado marcaron estilo. Entre sus películas “La ventana indiscreta”, “El crimen perfecto” y “Para atrapar al ladrón”, que en su corta carrera de artista, se convirtió en la mejor embajadora del estilo clásico norteamericano, del que más tarde Jacqueline Kennedy sería la máxima exponente en los años sesentas.

La moda se volvía heterogénea y los vestidos estaban acordes al estilo y personalidad de cada quien. Con el cambio a los años sesentas se crea un giro de ciento ochenta grados para los jóvenes. En el año 1964 en Inglaterra, surge la minifalda, quince centímetros arriba de la rodilla, creada por Mary Quant; las medias estampadas y las pestañas postizas forman parte de este nuevo look. Junto con la minifalda se impuso el modelo de mujer extremadamente delgada, encabezada por la famosa modelo Twiggy, quien aprovechó su figura para lucir sus largas y flacas piernas. Ya en los sesentas, Brigitte Bardot llevó un vestido de boda en cuadritos de vichy rosa en algodón “barato” con encaje blanco, que fue seguido por muchas mujeres.

Los “hot pants” y la moda disco marcaron el estilo de los setentas, esto implicó vestuario, peinados, zapatos e incluso pasos de baile típicos, quedando inmortalizados por la película “Fiebre de sábado por la noche” protagonizada por John Travolta en 1977. Otro hit fue la serie televisa “Los Ángeles de Charlie” con Kate Jackson, Jacqueline Smith y Farrah Fawcett, quien marcó tendencia con su corte de cabello en capas.

Una confusión de estilos arriba con los ochentas, la ropa se vuelve exagerada: vestidos con grandes mangas debido a las hombreras, telas brillantes, faldas largas. En cuanto a la peluquería, cabellos rubios con el crepé indispensable para lograr creaciones voluminosas, tenías que enredar el cabello con un peine y fijar esos enredos con laca y spray. No hay mujer que no se hiciera permanente en los ochentas. Se complementaba el look con un maquillaje recargado y zapatos altos.

En esta década surge en Veracruz Plaza Mocambo con el concepto de centro comercial que agrupaba tiendas departamentales, boutiques, joyerías, zapaterías, salones de belleza, supermercado, cines y por supuesto cafeterías. Este nuevo espacio era visitado también como lugar de reunión de adolescentes.

Como contraste, la década de los noventas deja atrás la extravagancia para dar paso al minimalismo y la sencillez preparándonos para la llegada de un nuevo siglo. Uno de los diseñadores más icónicos de estos años fue Gianni Versace. En la semana de la moda de Milán del presente año se vivió un momento épico con el reencuentro de las modelos de los noventas: Claudia Schiffer, Cindy Crawford, Naomi Campbell, Carla Bruni y Helena Christensen, quienes se subieron a las pasarelas para homenajear el vigésimo aniversario de su muerte.

En la revista Clase de los años noventa se reflejan fielmente en las imágenes de sociales, los modelos y tendencias que se usaron en nuestra ciudad y estado de Veracruz.

Ya en el siglo XXI no sabría hablar de estilos, cada temporada trae cambios e innovaciones “sui géneris”, que he podido observar en los vestidos de quince años y de graduación que aparecen en las páginas de sociales.

 

- US -