Zumby Pixel

Pepenadores, el rostro de la pobreza

La tarea es separar lo que sirve y lo que no, así como juntar el plástico, aluminio y cartón; pero también aspiran a encontrar objetos en buen estado y poder venderlos y sacar el sustento diario que no supera los 80 pesos diarios.

Publicado 29 octubre 2017 el 29 de Octubre de 2017

por

La falta de empleo ha obligado a mujeres y hombres a soportar largas jornadas de trabajo, bajo los fuertes rayos del sol, obligándolos a desayunar y comer, en este insalubre lugar, donde incluso algunos se disputan el espacio con perros y buitres

La tarea es juntar el plástico, aluminio y cartón, pero también aspiran a encontrar objetos en buen estado y poder venderlos y sacar el sustento diario que no supera los 80 pesos diarios

Algunos afortunados han encontrado desde cadenas de oro hasta teléfonos celulares en excelente estado

Flor de Jesús Meza Cano / El Dictamen

Cada día, cientos de personas buscan en la basura su alimento diario. Entre toneladas de desperdicios sólidos, lixiviados, tierra y malos olores, alrededor de 40 pepenadores pasan las horas en el relleno sanitario de Veracruz.

La tarea es separar lo que sirve y lo que no, así como juntar el plástico, aluminio y cartón; pero también aspiran a encontrar objetos en buen estado y poder venderlos y sacar el sustento diario que no supera los 80 pesos diarios.

La falta de empleo y la indiferencia de los gobiernos, ha obligado a mujeres y hombres a soportar largas jornadas de trabajo, bajo los fuertes rayos del sol, obligándolos a desayunar y comer, en este insalubre lugar, donde incluso algunos se disputan el espacio con perros y buitres.

Antelma, tiene 21 años de ser pepenadora y en la actualidad sólo recoge fierros, su edad ya no le permite escalar las montañas de basura, por ello solamente permanece sentada escarbando unas lomas de tierra.

Antelma, tiene 21 años de ser pepenadora y en la actualidad sólo recoge fierros, su edad ya no le permite escalar las montañas de basura, por ello sólo permanece sentada escarbando unas lomas de tierra.
Antelma, tiene 21 años de ser pepenadora y en la actualidad sólo recoge fierros, su edad ya no le permite escalar las montañas de basura, por ello sólo permanece sentada escarbando unas lomas de tierra.

A la pregunta ¿si usted no viene un día a trabajar, qué pasa? Respondió, “No gano nada“.

Entrevistada por EL DICTAMEN, la señora Antelma, con 67 años de edad, aseguró que en una semana, llega a juntar hasta 600 pesos, que utiliza para comprar de comer.

Me llevo como 600 pesos en una semana, para comer y poder sobrevivir“, comentó.

En su larga experiencia como pepenadora, la señora Antelma aseguró que lo que más la ha impactado, fue encontrar el feto de un bebé.

Explicó que hace 15 años, era algo muy común y por ello se daba parte a las autoridades correspondientes.

En la actualidad es muy raro encontrar un hallazgo similar.

Moisés Velázquez Escalera, es un joven de 21 años, que recolecta basura en el relleno sanitario de Veracruz. Nunca acudió a la escuela, porque sus padres no tenían dinero para pagar una inscripción escolar ni mucho menos, para surtir una lista de útiles. Por ello desde pequeño no tuvo otra opción que trabajar en el tiradero municipal.

Su trabajo lo realiza sin guantes especiales, ni la ropa adecuada, exponiéndose a decenas de enfermedades.

Moisés Velázquez Escalera, es un joven de 21 años, que recolecta basura en el relleno sanitario de Veracruz.
Moisés Velázquez Escalera, es un joven de 21 años, que recolecta basura en el relleno sanitario de Veracruz.

Aquí nací casi, toda la vida, no había dinero y por eso trabajo“, comentó.

El oficio lo aprendió de sus padres, que también fueron pepenadores y según las horas que trabaje, es el sueldo que percibe.

Yo gano según lo que trabaje, como un sueldo de albañil, alrededor de mil 300 semanales“, comentó.

Al igual que el resto de los pepenadores, si Moisés no trabaja, simplemente no come.
“Ya no gano nada, si no trabajo no gano nada, así llueve o truene, yo tengo que trabajar para ganar”, comentó.

Consciente de que no es fácil trabajar en un relleno sanitario, Moisés está obligado a no faltar, porque de ello depende el alimento de su familia.

“Pues no es nada bonito andar aquí, pero qué le vamos a hacer, peor es no trabajar y aquí al menos chambeo, si porque tengo que comer, si no cómo, por eso trabajo todos los días”, comentó.

JOYAS Y CELULARES, PREMIOS EXTRAS

José Reyes Durán, tiene 17 años y acaba de concluir la secundaria. A diferencia de las 40 personas que laboran en el relleno sanitario de Veracruz, José no tiene que trabajar para comer.

José Reyes Durán,  tiene 17 años y se ha encontrado desde cadenas de oro hasta teléfonos celulares en excelente estado.
José Reyes Durán, tiene 17 años y se ha encontrado desde cadenas de oro hasta teléfonos celulares en excelente estado.

Sin embargo, acude en busca de pequeños tesoros que deja la basura. Cosas de valor, que quizás por descuido u otras circunstancias se van a la basura.

José ha tenido suerte y se ha encontrado desde cadenas de oro hasta teléfonos celulares en excelente estado.

“Andale, cadenas de oro, para pasar el tiempo, me he encontrado seis teléfonos celulares, un iPhone, Samsung Galaxy, los vendo de 500 a mil varos y zapatos de marca Nike“, comentó.

Los horarios en que comúnmente laboran en el relleno sanitario municipal, es de 6:00 de la mañana hasta las 16:00 horas.

A pesar de que aseguran que son inmunes a la basura, los pepenadores suelen presentar cuadros de gripa y tos, aparentemente nada grave para su salud.

A la pregunta ¿alguna vez te has enfermado? Respondió “no, porque yo no como aquí”.
¿Hay gente que come aquí? Respondió “Sí, todavía”.

Los pepenadores aseguran que anteriormente eran como 100 personas que trabajaban en el relleno sanitario municipal, sin embargo el número ha bajado, debido a que desde hace cinco años, los mismos trabajadores de limpia pública, se encargan de recolectar el plástico, fierro y cartón para venderlo y así obtener un poco más de ingresos, dejando en desventaja a las personas que diariamente trabajan en el relleno sanitario.

Esta ha sido la causa de que la mayor parte de los pepenadores del relleno sanitario municipal, hayan decidido salir a las calles, para buscar entre la basura que la gente saca a la calle, antes de que sea recogida por el personal de Limpia Pública Municipal.

Comentan que es un oficio sucio e insalubre, pero como no hay trabajo y salarios bien remunerados, de algo se tiene que vivir, pues la basura que nadie quiere, para ellos es vida.

Te recomendamos leer:

Conoce las tres pulquerías de Veracruz

¿Qué hace exactamente un embalsamador en una funeraria?

Las madres de Colectivo Solecito y la incansable búsqueda de sus hijos desaparecidos en México

US - US -