Zumby Pixel

Mujeres ganan batalla al cáncer de mama

El 99 por ciento de las mujeres jóvenes, cuyas edades oscilan entre los 25 y 39 años, ignoran que se tienen que realizar anualmente un ultrasonido y la autoexploración una vez al mes...

Publicado 19 octubre 2017 el 19 de Octubre de 2017

por

A los 32 años le llegó a Cristina la prueba más difícil de su vida

En un año, perdió su matrimonio y salud.

Por ello experimentó una fuerte depresión y un sufrimiento tan grande que creía morir de dolor.

Flor de Jesús Meza Cano/El Dictamen

Desde sus 32 años, Cristina Barcelata Leyva, comprobó que el sufrimiento nos hace mejores personas y nos madura emocional y espiritualmente.

Nunca olvidará el 15 de diciembre del 2009, porque fue el día que su vida, dio un giro de 360 grados.

Cristina Barcelata Leyva.
Cristina Barcelata Leyva.

En ese lapso de tiempo, tuvo que pasar por el rompimiento de su matrimonio y los médicos le diagnosticaron con cáncer de mama.

Todo fue muy rápido, había perdido su matrimonio y su salud, por ello experimentó una fuerte depresión y un sufrimiento tan grande que creía morir de dolor.

Había dolor físico, por los fuertes dolores que le provocaba un quiste que también le fue detectado en su seno derecho. Pero quizás el dolor más fuerte, provenía del alma.

En el transcurso de que me hacían otros estudios, los dolores eran muy fuertes y no me dejaban dormir, las noches las pasaba en vela, porque sentía algo hirviendo por dentro y era un dolor, como si me estuvieran apuñalando, entonces cada día iba aumentando y me hicieron estudios, la mastografía me la hicieron muchas veces e incluso como estaba joven, no me la querían hacer y en los estudios no se detectó el cáncer, sino un quiste, al momento que el doctor me opera se da cuenta que había algo más y que necesitaban otro especialista“, comentó.

A diferencia de otra mujeres, Cristina si se realizó en varias ocasiones un ultrasonido, sin embargo nunca hubo signos de alarma.

De repente me salió una bolita, pero a mí me dolía muchísimo, un dolor muy fuerte y fui a hacerme un estudio por fuera y me hicieron un ultrasonido, de por sí yo iba a checarme cada año, pero a raíz del caso de mi tía se enfatizó más, nos preocupábamos y nos checábamos”, comentó.

Sin imaginarlo, las cosas empeoraron y las malas noticias la bombardeaban, cuando la doctora que le realizaba un ultrasonido en su seno, le dijo “o tienes una infección muy severa o tienes cáncer de mama”. Posteriormente buscó la opinión de un oncólogo particular, quien con sólo explorarla, le confirmó la terrible noticia.

Las cosas se complicaban porque al separarse de su esposo, dejó de ser derechohabiente del ISSSTE y ahora tenía que luchar contra el cáncer sola y en clínicas particulares.

Lo cierto es que su familia compuesta por su mamá, hermana e hijo de 16 años, nunca la han dejado sola.

Sobre todo su hermana Yadira, quien siempre ha estado dispuesta a compartir el sufrimiento de su hermana, así el dolor sería menos.

“Sí paso depresiones, yo agradezco a Dios, porque creeme que si no tuviera fe y no tuviera el apoyo de mi familia, la depresión me hubiera matado, porque si es muy fuerte porque el cáncer te cambia totalmente la vida y entonces influye mucho que te apoye tu familia, porque te vienes abajo”, comentó.

Cristina fue intervenida el 29 de diciembre del 2009, en una cirugía le extirparon el seno izquierdo y 22 ganglios.

“Aunque uno sabía de la enfermedad con la familia, no investiga y piensas que no te va a pasar, al decir el doctor si hay cáncer y vamos a ver si no se ha regado, me solté a llorar”, comentó.

Nadie lo creía, incluso muchos conocidos de Cristina le decían “yo te veo bien, pero lo podrido lo traes por dentro”, comentó.

Cristina, junto a su hermana Yadira, con quien ha vivido buenos y malos momentos en la vida y en su lucha contra el cáncer de mama, fue su gran aliada.
Cristina, junto a su hermana Yadira, con quien ha vivido buenos y malos momentos en la vida y en su lucha contra el cáncer de mama, fue su gran aliada.

SEIS MESES DE QUIMIOTERAPIAS: SENTÍA COMO SI ENTRARA LUMBRE A MI CUERPO

Cristina Barcelata Leyva, aseguró que su peor experiencia fueron las quimioterapias, pues tenía que cumplir con un tratamiento de seis meses.

El medicamento que se le administraba era muy fuerte, para poder combatir el cáncer agresivo que padecía y que le fue detectado en una Etapa III.

“Yo tuve quimios seis meses, pero fueron muy fuertes, al principio pensé que era mi idea, cuando me tocaba un medicamento que me hacía sentirme muy mal, me dolía mucho, porque el medicamento que me ponían era muy fuerte porque mi cáncer era muy agresivo, pero es que los dolores me levantaban y me tenía que aguantar porque si me ponían una dosis menor o más suave, me tenía que pasar casi todo el día, eran 15 y 20 minutos que sentía como lumbre que penetraba en mi cuerpo y el dolor me hacía levantarme y lloraba mucho”, comentó.

En la actualidad, Cristina Barcelata Leyva, tiene 40 años, después de 9 años de haber experimentado el cáncer de mama, se suma a las mujeres valientes que han enfrentado esa enfermedad.

Hace dos años, fue dada de alta, luego de cinco años de tratamiento y sufrimiento.

En el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama, EL DICTAMEN, hace un reconocimiento a Cristina, sin duda una guerrera, que gracias a Dios, puede contar su propia historia. Sin duda una mujer afortunada entre miles que han perdido la lucha contra esta enfermedad, que sigue cobrando la vida de muchas mujeres, ahora sin respetar edad.

Ahora mostrando una fortaleza física y un buen semblante en su rostro, exhorta a las mujeres jóvenes a que sean un poco egoístas y también pongan entre sus prioridades su salud.

Por ello, pidió que se autoexploren, que se realicen el ultrasonido, pero principalmente que se amen.

MUJERES JÓVENES VEN CON INDIFERENCIA REALIZARSE UN ULTRASONIDO PARA LA DETECCIÓN DEL CÁNCER DE MAMA

Únicamente 11 mujeres de entre 25 y 39 años, han solicitado un ultrasonido de mama, dijo la presidenta de la Asociación Mujeres Activas Contra el Cáncer de Mama (MUAC), Betty Cruz de Fernández.

Entrevistada por EL DICTAMEN, lamentó que a pesar de que la prueba es gratuita y que este cáncer cada vez es más común en las jóvenes, no hay interés por realizárselo.

“El mayor factor de riesgo es pensar que no nos va a dar, entonces vemos un doble reto en las mujeres jóvenes, porque se confían y lamentablemente cada vez son más los casos de cáncer de mama en mujeres jóvenes…. y son detectadas ya en etapas tres y cuatro”, comentó.

Por el contrario, las mujeres mayores de 40 años aprovecharon las 60 mastografías que donaron, por lo que buscarán conseguir una mayor cantidad de recursos para ofrecer 50 estudios más, y esperan que más jóvenes aprovechen los otros 39 ultrasonidos que brindan hasta ahora.

La entrevistada dijo que ambos estudios los realizarán a partir del 20 de octubre y las mujeres beneficiadas podrán acudir al centro de diagnóstico de acuerdo al horario asignado.

MUAC: MUJERES ENTRE 25 Y 39 AÑOS, DEBEN DE REALIZARSE ANUALMENTE UN ULTRASONIDO Y LA AUTOEXPLORACIÓN UNA VEZ AL MES

El 99 por ciento de las mujeres jóvenes, cuyas edades oscilan entre los 25 y 39 años, ignoran que se tienen que realizar anualmente un ultrasonido y la autoexploración una vez al mes, para detectar oportunamente el cáncer de mama, aseguró la presidenta de la Asociación Mujeres Activas contra el Cáncer de Mama (MUAC), Betty Cruz de Fernández.

Betty Cruz de Fernández, Presidenta de la Asociación Mujeres Activas contra el Cáncer de Mama (MUAC).
Betty Cruz de Fernández, Presidenta de la Asociación Mujeres Activas contra el Cáncer de Mama (MUAC).

La entrevistada calificó de lamentable que en México, la Secretaría de Salud a nivel federal, no realice campañas enfocadas a concientizar a las mujeres jóvenes, a realizarse un ultrasonido que tiene un costo de 200 a 400 pesos.

Explicó que se trata de un estudio que no provoca dolor ni molestia.

Detalló que el cáncer de mama va en aumento a nivel mundial y cada vez hay más mujeres jóvenes que ya manifiestan un diagnóstico de cáncer de mama, en una etapa 3 y 4.

“Esto pasa porque la población no está informada y lamentablemente los ginecólogos y los médicos generales no hacen énfasis en informar a las mujeres jóvenes de que se tienen que realizar un ultrasonido y su correspondiente autoexloración”, comentó.

En lo que va del año, se han registrado 12 nuevos casos de cáncer de mama en mujeres jóvenes en Veracruz, menores de 40 años.

“Tenemos 12 casos de cáncer de mama en mujeres jóvenes, en este año, va creciendo lentamente, pero va creciendo y afectando a mujeres menores de 40 años”, concluyó.

CÁNCER DE MAMA, PRIMERA CAUSA DE MUERTE EN MUJERES DE MÉXICO

En México, el cáncer de mama es la primera causa de muerte en mujeres mayores de 25 años, por ello, es necesario ampliar información para fortalecer su detección oportuna y mejorar programas de prevención y tratamiento.

Es decir, una de cada cuatro mujeres con cáncer tiene un tumor mamario. En dos décadas este padecimiento aumentó 30 por ciento en México y la mortalidad subió 18 por ciento en el mismo periodo.

A escala nacional mueren por esta neoplasia alrededor de 5 mil mujeres al año, y de hecho es la principal causa de defunción de población femenina por tumores malignos. Por ello es urgente modificar la tendencia y fortalecer la detección temprana.

Te recomendamos leer:

“Hay que detectar el cáncer de mama antes de palpar una bolita”

Mechones de esperanza, solidaridad con las mujeres

Ayuntamiento realiza Foro para la Conciencia sobre el Cáncer de Mama

 

- US -