Zumby Pixel

En el lugar y momento equivocado

Tras reportar la desaparición, y sin tener respuesta de su hijo, Magdalena indagó cada paso que su hijo dió el día que desapareció, así fue como logró saber de dónde se lo llevaron, la casa en la que José Alberto, había estado trabajando.
Magdalena Aguilar y José Alberto Jiménez Aguilar padres de José Alberto Jiménez Aguilar señalan que su hijo daba mantenimiento a un aire acondicionado cuando se lo llevaron junto con quienes le contrataron.

Publicado 13 octubre 2017 el 13 de Octubre de 2017

por

Especiales/El Dictamen

Magdalena Aguilar relata que pasaron las horas y José Alberto, su único hijo, no respondía las llamadas, cayó la noche y no regresó.

José Alberto Jiménez Aguilar desapareció el 12 de octubre del 2015, a los 19 años. Daba mantenimiento a un aire acondicionado en una casa ubicada en el Fracc. Floresta en la ciudad de Veracruz, cuando un grupo armado ingresó llevándose a dos de tres estudiantes que vivían en la casa, incluso a él.

El joven desaparecido se dedicaba junto con su padre Alberto Jiménez a realizar instalaciones eléctricas y mantenimiento de aires acondicionados, y fue así que la tarde de un lunes recibió una llamada solicitándole un servicio, acudiendo esa misma tarde a evaluar el trabajo requerido.

“Solo quiero que me devuelvan a mi hijo… lo quiero encontrar vivo, porque vivo se lo llevaron”

Magdalena Aguilar relata que pasaron las horas y José Alberto, su único hijo, no respondía las llamadas, cayó la noche y no regresó, situación que le preocupó, pues el joven no acostumbraba a faltar a casa y menos sin dar aviso.

Tras reportar la desaparición, y sin tener respuesta de su hijo, Magdalena indagó cada paso que su hijo dió el día que desapareció, así fue como logró saber de dónde se lo llevaron, la casa en la que José Alberto, había estado trabajando.

Sola acudió acudió al domicilio del Floresta, encontrando el timbre roto y la puerta abierta, al entrar se encuantra con todo el interior revuelto, muebles, ropa y un minisplit desmontado en el suelo.

Reportaje especial Hasta Encontrarte

 “Si no lo vive uno, no lo sabe, las autoridades te toman la denuncia, la declaración, la guardan en una carpeta y ahí se queda, a los 8, 15 días vas, y te dicen, ¿y usted qué ha sabido?, ¿cómo, yo soy la que va a saber, a investigar, o son ellos?, para qué se dicen fiscales, mientras Dios me de fuerzas para caminar, voy a salir a buscar a mi hijo”.

LA DESAPARICIÓN Y MUERTE DEL TERCER ESTUDIANTE

Con el tiempo Magdalena supo que en la casa de donde sustrajeron a su hijo, vivían tres estudiantes, uno de ellos no se encontraba en el domicilio el día que se los llevaron. Once meses después, el tercer estudiante, es desaparecido, y días después sus restos son encontrados.

ESTAFADORES SE HACEN PASAR POR POLICÍAS

José Alberto Jiménez Palagot, señala que existen personas que aprovechado los momentos de desesperación de las familia, se hacen pasar por elementos policiales y los han estafado diciéndoles que han encontrado a su hijo y les solicitan dinero bajo la promesa de traérselos de nuevo a casa, con la esperanza buscan y consiguen el dinero, lo entregan y el el regreso anhelado no sucede.

“Mi hijo es un muchacho bueno, trabajador, no vendía droga…mi hijo no robaba. Yo no pido nada, ni un castigo para esas personas, ni soy nadie para juzgarlos, soy una persona de fe, que cree en Dios…lo único que pido, que me devuelvan a mi hijo, que es  mi vida”.

Magdalena Aguilar.

US - US -