Zumby Pixel

Arturo, el joven que se llevó la policía y aparece en Colinas de Santa Fe

Arturo estaba por terminar sus estudios, le faltaba un semestre y el servicio, posteriormente anhelaba hacer una especialidad en instrumentación.
Basilia Bonastre Contreras, espera un peritaje independiente que le confirme que los restos encontrados en una de las fosas de Colinas de Santa Fe, sean los de su hijo Arturo Figueroa.

Publicado Hace 16 horas el 13 de Octubre de 2017

por

“Desafortunadamente me lo arrebataron, lo desaparecieron, tanto tiempo, y mira como me lo van a entregar”

 Basilia Bonastre Contreras

Especiales/El Dictamen

Arturo Figueroa Bonastre era un entusiasta y amoroso estudiante de enfermería de 20 años a quien patrullas de la Policía Estatal se lo llevaron la madrugada del  1 de diciembre del 2012 en Cardel, Veracruz según relata su madre Basilia Bonastre Contreras, los restos del joven fueron encontrados en las primeras fosas excavadas en Colinas de Santa Fe, pero que aún no son recibidos por la familia.

Todo inicio la noche  del  30 de noviembre cuando Arturo y su amigo regresaban caminando a casa luego de visitar a otro vecino del otro lado de la calle,  al atravesar se vieron cercados durante la detención, a unos pasos, de otro grupo de personas cuyos autos y motocicletas quedaron abandonados en el lugar.

Aproximadamente a las 11: 30 de la noche del lunes la señora Basilia fue alertada de que unidades de la policía durante el operativo Guadalupe- Reyes,  se habían llevado su hijo. En esa noche fueron desaparecidos del lugar nueve personas, incluidos  de manera circunstancial Arturo, su amigo y un señor que había salido por la cena de su esposa embarazada, asegura Bonastre.

“LE CORTARON SUS ALAS”

 

Arturo Figueroa Bonastre era un estudiante de enfermería, fue sustraído en Cardel, Veracruz, durante el operativo Guadalupe- Reyes.

“LE CORTARON SUS ALAS”

“El todos los días iba a la escuela,  y en las tardes a los servicios en el Hospital Tarimoya, ahí en Veracruz, él siempre llegaba y me decía ‘hoy estuve en un parto’,  ¡se llenaba tanto de gusto cada que hacía ese trabajo!” cuenta Basilia sin poder contener el llanto al recordar a su hijo describiéndolo como hombre sano y de paz al que le gustaba ayudar a los demás, por ello eligió estudiar enfermería.

Arturo estaba por terminar sus estudios, le faltaba un semestre y el servicio, posteriormente anhelaba hacer una especialidad en instrumentación.

“Era un niño que transmitía y daba amor, ¡no se vale!, no se vale que anden personas  malas, haciendo de las suyas y que se lleven a personas inocentes que no tienen por qué terminar así”

UNA MADRE QUE LE PREGUNTA A DIOS Y A SU HIJO SI QUIERE QUE LA LUCHA TERMINE

Basilia Bonastre espera un peritaje independiente que le confirme sean los restos de su hijo Arturo los encontrados en Colinas de Santa Fe en julio del 2017. Señala que si ha esperado mucho tiempo (casi 5 años), esperará un poco más si es necesario, “no decir aquí está nada más y ya llévatelo”.

Reportaje especial Hasta Encontrarte

Hace dos años falleció el padre de Arturo Figueroa, quien ya no alcanzó a saber el paradero de su hijo. Pese a toda la pesadilla vivida, Basi (como le dicen cariñosamente) trata de mantenerse fuerte por su hija y la memoria de su hijo.

“Le pregunto a Dios, le pregunto a mi corazón y a mi hijo, que si él quiere que  termine hasta aquí, hasta aquí termino, pero si no, que me dé las fuerzas necesarias para seguir… para que él dignamente sea entregado y no como las  autoridades quieren que sea,  sé que él se merece esto y mucho más, que su madre luche por él hasta el final”.

La madre de Arturo y familiares de otros desaparecidos recorrieron bases policiales, Base Tajín (en ese entonces), y señala que en ningún lugar se le apoyó, no hicieron nada por buscar a sus hijos.

Basi reclama que gente valiosa termine porque las autoridades no hacen su trabajo.

“Porque cuando uno denuncia las desapariciones no le hacen caso, porque las primeras horas son las más importantes, y ellos no se mueven”.

- US -