Zumby Pixel

La fuerza de la buena voluntad

Cuando que por ley no hay impedimento alguno para entregar de manera directa cualquier ayuda, no se está quebrantando ley alguna

Publicado 27 septiembre 2017 el 27 de Septiembre de 2017

por

Lic. Guillermo Imgram García

Ojalá y cuando todo vuelva a la cotidianeidad en nuestro país, cuando quede superada toda esta experiencia de los terremotos, no olvidemos la gran solidaridad mostrada por el pueblo de México y de haberse unido en la desgracia para sacar adelante al prójimo y haber luchado también en contra de las autoridades que han intentado acaparar la ayuda enviada por particulares a los sitios en desgracia, procedente del país y de algunas partes del mundo la ayuda alimenticia, ropa y mercaderías varias, así como agua y medicinas, con la nada sana intención de ser tales autoridades las que entregaran dicha ayuda con los logos de algún DIF municipal o incluso estatal y ni se diga del partido político que dicha autoridad estuviera también representando. Cuando que por ley no hay impedimento alguno para entregar de manera directa cualquier ayuda, no se está quebrantando ley alguna, y por el contrario, las autoridades que han tratado de impedir la ayuda directa de los benefactores a los damnificados sí están violentado vario
s artículos constitucionales.

TODA UNA RAZA DE CAÍN

Por lo tanto, no olvidemos este rasgo del pueblo mexicano de nobleza y entrega, como tampoco debemos de olvidar a esos malos mexicanos que se dicen “representantes” populares y solo son unos esquilmadores del pueblo, capaces de traficar con la necesidad extrema de los mexicanos en desgracia, todo con tal de mantener “control político”. Es realmente una infamia tal actitud y tales hambreadores del pueblo deben ser juzgados por delitos de lesa humanidad, pues si ante la gran cantidad de ayuda todavía tratan de acapararla, violentando no solo la ley, sino dejar que el pueblo sacie el hambre y alivie enfermedades con tal ayuda ¿Y se lo impidan? Cuando incluso las tales autoridades no pagaron un solo centavo por ello, pues todo se han llevado de manera impune, eso habla entonces de la perversidad de una gran cantidad de los integrantes de la clase dirigente en el país. Y si son capaces de traficar con el hambre del pueblo ¿Con que más no serán capaces de traficar?

QUE POR SIEMPRE PREVALEZCA ESTE ESPÍRITU DE INCONFORMIDAD EN MÉXICO

Ojalá y este espíritu persista y no deje de pasar cuando todo vuelva a lo cotidiano, pues espero que este enardecimiento que se ha creado en muchos ciudadanos que han querido ayudar con su propia cooperación en especie y autoridades se los han impedido y no obstante esto lograron llevar su cooperación directamente a los necesitados, se mantengan en tal línea para que sean la inspiración para las próximas elecciones del año entrante, para que se exhiba a quienes lucraron con el hambre el pueblo y no se les permita acceder a puesto público alguno y además, que a los partidos políticos les retiren el financiamiento con la finalidad de que esas estratosféricas cantidades de dinero sirvan para las clases pobres de México, a las que por necesidad les cambian votos por despensas que solo los alimentan cuando mínimo una semana.

UNA OPORTUNIDAD DE ORO PARA EL MÉXICO LLANO

En el presente, pareciera en México se alinearon los planetas, lo cual ocurre en raras ocasiones y después de transcurrir hasta siglos. Pues los terremotos que balancearon y derribaron no solo estructuras sino mostraron lo más bajo de infinidad de políticos en funciones, sin duda alguna hará que la población se conduzca de manera muy diferente en las próximas elecciones al ver que sí hay fondos para echar hasta por la venta dinero en la “organización” de campañas políticas, pero al pueblo hambriento, desarrapado, ignorante y necesitado se le niega no solo lo esencial sino hasta lo estricto y de ello habla el salario mínimo con el que deben vivir más de la mitad del pueblo de México, en lo que los senadores, mostrando su verdadera cara llegaron a decir incluso que no cooperarían con su sueldo pues ellos de eso viven, pero les faltó decir que viven como príncipes renacentistas a gracias al hambre extrema del pueblo de México. Y ellos, los privilegiados, como los senadores, necesitan más dinero para seguirse com
prando sus trajes de marca, sus relojes de miles de dólares y casas en sitios exclusivos y alejados de toda esa chusma que gracias a ellos viven con exceso y boato.

QUE LOS RECURSOS LLEGUEN A LOS ESTRATOS MÁS DESPROTEGIDOS

Ojalá y el pueblo no olvide eso para el momento de votar y que surja alguien con verdadero liderazgo para ocupar los puestos de mando a fin de que hagan llegar hasta el pueblo llano todos esos grandes recursos económicos que no pasan más allá del grupo privilegiado. De ese otro México, de los que no sufrieron daño alguno con los sismos y se niegan a incluso ayudar a los afectados por de hacerlo, como dijo por ahí un senador: “Nos obligarían a robar”. Cuando que eso es lo único que han sabido hacer.

- US -