Zumby Pixel

Buenos días

Miren, cada vez que salgo de casa he estado observando a los automóviles en movimiento y son contadas las banderas nacionales que veo en los vehículos.

Publicado 15 septiembre 2017 el 15 de Septiembre de 2017

por

Lic Guillermo Ingram García

CREO EL FERVOR PATRIO ANDA POR EL SUELO

Miren, cada vez que salgo de casa he estado observando a los automóviles en movimiento y son contadas las banderas nacionales que veo en los vehículos. Pues otrora era una abundancia de banderas u otro tipo de adornos patrios que si bien no andaban en las antenas de los vehículos o en esos dispositivos que ahora existen y van adaptados a las ventanillas traseras, en las bases de los espejos retrovisores venían también pequeños sombreros, cornetas, etc. ¿Hoy?, no se ve casi nada. Como tampoco se ven casi vendedores de estos productos y los que hay dicen que casi ya no los compra la gente.

También se puede observar que tampoco hay casas adornadas con motivos patrios, pues antes si se daba el que la gente en las fachadas de las casas las adornaban con uno o dos motivos patrios, hasta esas grandes tiras de papel celofán que vienen con las caras de todos los héroes de la independencia, mínimo tenían las casas, sobre todo los de los medios rurales, hoy ni esas grandes tiras plásticas como tampoco en los medios rurales hay de estos adornos ¡Ni banderas hay ahora en las casas! Pues otrora, sobre todo los adultos mayores sacaban su bandera y la colocaban amarrada en la ventana de la casa que daba a la calle ¡Tampoco se ve ahora esto!

EL TERREMOTO ENCUERÓ A TODO EL PAÍS

Lo que vino a poner la cereza en el helado fue el tremendo temblor de la semana pasada, porque según esto con todos los anuncios que nos han adosado de que todo va muy bien en el país y sobre todo eso de que ya casi no hay pobreza en México porque se ha combatido muy bien, el temblor vino no sólo a dejar en la más tremenda tristeza a los pueblos de Oaxaca, Chiapas y en buena parte en Tabasco, pues de pronto no sólo se cayeron infinidad de casas, sino que también se cayeron infinidad de fachadas respecto al combate a la pobreza, pues hoy más que nunca a través de las redes sociales (que no de Televisa o TV Azteca) se ha visto el rostro del México profundo, de ese México de las mayorías que en el Istmo de Tehuantepec ha sido mostrado en función al terremoto de manera descarnada, el México de las carencias y del hambre.

“AL HOMBRE NO LE DES, QUÍTALE Y OBLÍGALO A QUE ÉL CARGUE”. (F. Nietzsche: “Así habló Zaratustra”).

No me quiero imaginar si en lugar de todos estos pueblos se hubiese caído la Cámara de Diputados o la de Senadores ¡Miles de millones de pesos se hubiesen movilizado ya para atender no sólo a los inmuebles sedes de los sitos de los “prohombres” de México!, y ni qué decir de la forma en como estarían siendo atendidos los legisladores que hubiesen resultado con alguna lesión ¡En hospitales en el extranjero! Pero, como los afectados fueron una bola de mexicanos muertos de hambre que sólo sirven para ser acarreados, darles cualquier cosa a cambio del voto o para llenar recintos para demostrar el “músculo” del candidato en turno, ahí andan los pobres oaxaqueños, chiapanecos y demás damnificados, llorando por un mendrugo de ayuda que además no se las dan y los caciques se muestran además renuentes a auxiliarlos.

LA ENORME MAYORÍA DE LOS MEXICANOS ANDAN DE CAPA CAÍDA

En fin, gracias a todos estos elementos, el espíritu patrio hoy en día anda a nivel del betún (así dicen en Tabasco), pero se nos sigue diciendo que en México todo está muy bien y que vamos a estar todavía mejor. Pero, ojalá y cuando menos ahora se estuviese ayudando de manera efectiva a los miles de mexicanos en la desgracia que no tienen ya ni agua para tomar.

PERJUDICIAL PARA TODOS LA ANTERIOR SITUACIÓN

Todo esto es altamente preocupante porque habla de que el pueblo no sólo está muy mal, sino que además está desangelado a más no poder. Siendo esto un sentimiento muy alarmante sino incluso peligroso, porque cualquier cosa puede desatar la demostración nada educada de la manifestación del sentir popular. Y ojalá y las cosas sigan cuando menos atemperadas, pero, sin duda alguna que el año próximo o a más tardar a finales de éste cuando comiencen la precampañas, los demonios se desatarán, porque además de la terrible carestía ahí andará rondando el gasolinazo con la descarnada figura del México real que ha dejado a la vista de todos el terremoto en cuestión. Que todo viene a ser yesca seca para cualquier incendiario de los que abundan ahora que da inicio la etapa electoral, que aunado a esto la guerra de lodo que ya está presente ¡Pobre país mío!

http://losbuenosdias.blolgspot.com
correo:[email protected]

 

US - US -