Zumby Pixel

Todos apuestan por las ciudades inteligentes

El estudio destaca algunos éxitos como lograr recortes del 30% en el consumo de energía y la delincuencia, y del 20% en los retrasos en el tráfico y la pérdida de agua.

Publicado 02 septiembre 2017 el 02 de Septiembre de 2017

por

El 55% de la población mundial vive en ciudades y en 2050 sería el 70%

Dr. Armando Rojano Uscanga

La tendencia es clara, pues no sólo, por primera vez en la historia la población en zonas urbanas supera a las que viven en las rurales, a razón del 55%, sino que se estima que en 2050 serán el 70%. Y si ahora, eso supone una actividad económica de 53,56 billones de euros, se confirma la importancia del mercado de las Smart Cities que se valúa en 1,29 billones de euros para 2020, superando los 250 valores cotizados en las industrias de infraestructuras, construcción, energía, seguridad o movilidad, entre otros. Así lo asegura un estudio del Bank of America Merrill Lynch, que analiza el auge de las ciudades inteligentes y su impacto en la economía de los países, que las define como ciudades innovadoras que usan Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y otros medios para mejorar la calidad de vida, la eficiencia del funcionamiento y los servicios urbanos, así como la competitividad, mientras velan porque se responda a las necesidades de las generaciones presentes y futuras en aspectos económicos, sociales, ambientales y culturales.

El estudio destaca algunos éxitos como lograr recortes del 30% en el consumo de energía y la delincuencia, y del 20% en los retrasos en el tráfico y la pérdida de agua. Toda Smart City cuenta con paneles solares, luces LED conectadas, sensores de congestión de transporte, drones, coches autónomos, flotas de vehículos comunicados, aplicaciones de aparcamiento, monitoreo de agua, logística y transporte inteligente, sensores de gestión de residuos o infraestructura de banda ancha, entre otros. Y esos servicios suponen un nicho de mercado para las compañías especializadas, en seis campos: infraestructuras, construcción, vivienda, seguridad y protección, energía y movilidad.

Estas novedades mejoran de las condiciones de vida de los ciudadanos, con un mejor compromiso entre éstos, empresas y Gobierno. Por ejemplo, los ciudadanos pueden reportar problemas de servicio a la ciudad por dispositivos conectados a Internet, con sistemas operativos que analizan las redes sociales buscando referencias a problemas o necesidades como delincuencia, baches o iluminación deficiente, y el Gobierno podría comunicarse directamente con los ciudadanos a través de funciones push-to-call (pulsa y habla), medios de comunicación social y mensajería para recopilar comentarios sobre el servicio, informar sobre acciones o promover la participación de la comunidad. Entre los mercados más recomendables para invertir en infraestructuras destacan Singapur, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Noruega, Suecia, Malasia, Estados Unidos, Reino Unido o Países Bajos. Así lo asegura el “Índice global de inversiones en infraestructura 2016” de Arcadis, que considera el atractivo para la inversión por parámetros como la facilidad para hacer negocios; tasa de impuestos; PIB per cápita; políticas de Gobierno; calidad de infraestructuras existentes; y disponibilidad de financiar deuda.

 

- US -