Zumby Pixel

La reforma laboral francesa

La reforma pondrá a prueba a la sexta economía mundial y servirá para medir el descontento en la calle.

Publicado 01 septiembre 2017 el 01 de Septiembre de 2017

por

Flexibilizará el despido y la contratación para reducir el desempleo

Dr. Armando Rojano Uscanga

El Presidente de Francia, Emmanuel Macron presentó una reforma laboral que flexibilizará la contratación y el despido con el objetivo de atraer nuevas inversiones y reducir un desempleo crónico. La reforma pondrá a prueba a la sexta economía mundial y servirá para medir el descontento en la calle. De los tres grandes sindicatos, sólo uno ha convocado una manifestación en contra y el Consejo de ministros adoptará los cinco textos de la reforma antes del final de septiembre, lo que debe ser ratificado por el Parlamento.

La reforma es parte de lo que  hizo que Macron ganara las elecciones presidenciales del pasado mayo, con su partido, La República en marcha, que obtuvo una mayoría amplia en las elecciones legislativas lo que le da manos libres para gobernar. Después de conversaciones con sindicatos y patronal intenta una histórica reforma, en un país que no quiere cambiar su Código Laboral, con sus 3.334 páginas y sus cubiertas rojas, que desde 1910 integra las leyes que regulan el mundo del trabajo, es una especie de Biblia civil del modelo social francés.

La reforma fija un techo para las indemnizaciones por despido improcedente, que se deciden, con amplia discrecionalidad, en el organismo de arbitraje laboral. La nueva legislación, ofrecerá mayor claridad y animará a los empresarios a contratar, rompiendo un sistema que protege a los insiders (los que están dentro del sistema), que se benefician de un contrato estable, al precio de excluir a los más jóvenes y menos cualificados. La reforma da margen a patrones y trabajadores para negociar acuerdos sobre el tiempo de trabajo o la remuneración.

Francia facilitará a los inversores extranjeros los despidos, cuando pasen por dificultades económicas, para atraer a las empresas multinacionales. Otra medida clave es la fusión en una sola de las múltiples instancias en las que hoy están representados los trabajadores de una empresa, y la posibilidad de negociar en las empresas de menos de 50 trabajadores sin pasar por los sindicatos y esquivando los acuerdos sectoriales.

 

- US -