Zumby Pixel

El banco mundial advierte “Crisis del aprendizaje”

El informe del Banco, en el que se alerta sobre la escolarización sin aprendizaje, que no es solo una oportunidad desaprovechada, sino también una gran injusticia para los niños y los jóvenes de todo el mundo.

Publicado 30 septiembre 2017 el 30 de Septiembre de 2017

por

“Informe sobre el desarrollo mundial 2018”

Dr. Armando Rojano Uscanga

Por fin, el Banco Mundial advierte la existencia de una “crisis del aprendizaje” en la educación a nivel mundial, en su Informe sobre el desarrollo mundial 2018 y recomienda aumentar las mediciones y actuar en función de la evidencia. Señala que millones de jóvenes estudiantes de países de ingreso bajo y mediano enfrentan la posibilidad de perder oportunidades y percibir sueldos más bajos en el futuro debido a que la escuela primaria y secundaria no les brinda las herramientas necesarias para prosperar en la vida.

El informe del Banco, en el que se alerta sobre la escolarización sin aprendizaje, que no es solo una oportunidad desaprovechada, sino también una gran injusticia para los niños y los jóvenes de todo el mundo. Señala que sin aprendizaje, la educación no podrá ser el factor determinante para poner fin a la pobreza extrema, generar oportunidades y promover la prosperidad compartida. Incluso después de asistir a la escuela durante varios años, millones de niños no saben leer, escribir ni hacer operaciones matemáticas básicas. La crisis del aprendizaje está ampliando las brechas sociales en lugar de cerrarlas. Los estudiantes jóvenes que ya se encuentran en una situación desventajosa debido a la pobreza, a conflictos, a cuestiones de género o a discapacidades llegan a la primera etapa de la adultez sin contar siquiera con las competencias más básicas para desenvolverse en la vida.

En el informe se recomiendan medidas de política concretas para ayudar a los países en desarrollo a resolver la grave crisis del aprendizaje: realizar evaluaciones más eficaces de la situación, utilizar la evidencia sobre lo que funciona y lo que no funciona para orientar la toma de decisiones relativas a la educación, y movilizar a los distintos sectores de la sociedad para impulsar cambios educativos que promuevan el “aprendizaje para todos”.

Y dan cifras asombrosas, como que en Brasil, al ritmo actual de avance les llevará 75 años alcanzar el puntaje promedio en matemática de los países ricos. En lectura, les llevará 263 años.

Estas estadísticas no dan cuenta de los 260 millones de niños que, debido a los conflictos, la discriminación, las discapacidades y otros obstáculos, no se inscriben en la escuela primaria ni secundaria. El problema está en los gobernantes, que tampoco saben leer y ni les preocupa el informe.

- US -