Zumby Pixel

Blockhain promete truque digital seguro

Es la base tecnológica del funcionamiento del bitcoin, la tecnología que promete hacer posible el trueque digital y evitar el fraude.

Publicado 18 septiembre 2017 el 18 de Septiembre de 2017

por

Usaría una base de datos compartida, como los bitcoins

Dr. Armando Rojano Uscanga

El Blockchain (o cadena de bloques) es una base de datos compartida que funciona como un libro para el registro de operaciones de compra-venta o cualquier otra transacción. Es la base tecnológica del funcionamiento del bitcoin, la tecnología que promete hacer posible el trueque digital y evitar el fraude. En un sistema por el que gente que no se conoce hace intercambios en internet sin intermediarios y con la confianza de que las transacciones son seguras: la tecnología Blockchain no sólo nos adentra en el mundo del trueque digital sino que promete ser una potente arma contra el fraude.

La tecnología de cadena de bloques, vinculada en su origen a los bitcoins, es una base de datos compartida entre muchas partes, donde cada transacción queda registrada y protegida, por lo que la información no puede borrarse y para actualizarla se requiere del consenso general. Cualquier actividad fraudulenta, es detectada de forma inmediata, por todas las partes que tienen permiso de acceder a esos datos, de forma que es prácticamente imposible que pueda existir ese fraude.

Al permitir trazar el origen y el recorrido de cada transacción, Blockchain puede contribuir a evitar el fraude en donaciones y ayudas a la cooperación, ayudando a detectar posibles falsificaciones. Su aplicación también puede servir para garantizar la veracidad e inalterabilidad de unas cuentas públicas. Permite que cualquier activo físico tenga una representación digital y hace posible el trueque digital. Y como el propio sistema ya garantiza la fiabilidad sin necesidad de intermediarios,   gigantes como Uber o Airbnb, con modelos de negocio basados en conectar a personas que ofrecen algo con quienes lo necesitan, tendrán que reinventarse, pues la gente no va a pagar un porcentaje a una plataforma centralizada si al final podrían hacerlo directamente entre personas y con confianza.

Sólo falta afinar su regulación, sobre todo en lo referente a la privacidad, ante situaciones como el derecho al olvido, contenido en el nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) de la Unión Europea (UE), que comenzará a aplicarse en mayo próximo y que garantiza que una persona puede pedir que se borren sus datos, aunque estos estén en una base de datos privada.

 

- US -