Zumby Pixel

Volví a nacer con trasplante de riñón

Cambió la calidad de vida de manera significativa, vive con normalidad

Publicado 19 septiembre 2017 el 19 de Septiembre de 2017

por

*Durante 10 meses : Fernando Coronel estuvo sujeto a tratamiento de hemodiálisis

*Recibió donación de persona sin parentezco alguno

*Cambió la calidad de vida de manera significativa, vive con normalidad

Mario Vazquez Sandoval / El Dictamen

Para quienes todavía dudan de la concurrencia de milagros, la historia de vida del ingeniero mecánico electricista, egresado de la Universidad Veracruzana; mueve a la reflexión, para aceptar esa posibilidad. Seis años atrás presentaba crisis consecuencia de insuficiencia renal, recibía tratamiento de hemodiálisis, transcurrieron diez meses en ese proceso de purificación artificial de la sangre, la única opción de salvarle la vida radicaba en el trasplante.

Aun con tipo sanguíneo B negativo – rarísimo -, encontró donador, una amiga proporcionó el órgano, una bendición, con la cual ! Volvió a Nacer !.

El caso cobra doble significación: primero, la donación tuvo origen de una persona sin parentezco con Fernando; segundo, ningún interés económico estuvo en juego y tercero, implicaba dificultad el hecho de localizar compatibilidad por las características sanguíneas referidas. Aun con esas barreras, las circunstancias positivas se dieron con el final feliz que tiene ahora a Coronel González de nuevo de pie, incorporado, a plenitud al desempeño de actividades propias de su profesión, activo la mayor parte del día y sin limitaciones mayores en materia de dieta y esfuerzo.

Fue en el año 2011, cuando inició la pesadilla, hoy, a la vuelta de un sexenio, recuperado al ciento por ciento, accedió a compartir la afortunada experiencia, interesado en crear conciencia entre la ciudadanía sobre la bondad de donar. Se puede compartir vida y sostener condiciones de funcionalidad en el organismo en el caso de riñones; con uno es suficiente para cubrir las funciones de purificación del torrente sanguíneo. Cambio de 180 grados se dio, cuando de estar condenado a muerte, la respuesta generosa de una amiga le devolvió la grandeza de continuar en la tierra de los vivos.

Ingeniero Fernando Coronel González es un testimonio vivo de la grandeza de la donación de órganos.- FOTO Alina KRAUSS
Ingeniero Fernando Coronel González es un testimonio vivo de la grandeza de la donación de órganos.- FOTO Alina KRAUSS

Refiere el entrevistado manifestaciones de decaimiento , pérdida de energía , con el paso de los días la falta de vigor crecía. Acudió al médico, siguieron análisis de laboratorio y detectaron índices altos de creatinina, señal de irregularidades renales. El paso inmediato fue el recurso de la hemodiálisis. Iniciaron en clínica particular, tres veces por semana, caro el tratamiento; pero indispensable, de lo contrario, el deterioro de la salud avanza hasta provocar la muerte.

ENCUENTRA EL ANGEL DE SU GUARDA

Aún no sale del asombro de la forma cómo sucedieron las cosas que dieron lugar a la donación. A los pocos días de empezar el proceso de hemodiálisis, en plática con su amiga Reyna Angélica Benita Hernández quien en aquel entonces cumplía 44 años de edad, surgió el comentario relacionado con la enfermedad y efectos secundarios generados por el tratamiento: caída y alza súbita de presión arterial, restricciones severos en alimentación, en ocasiones desmayos; alejamiento de esperanza de vida. En eso estaban, cuando de manera espontánea la dama ofreció la donación de uno de sus riñones, lo cual generó impresión indescriptible, porque ni siquiera de sus hermanos había recibido esa respuesta.

A partir de ese momento, dijo más adelante, activaron los estudios de verificación de compatibilidad entre el donante y receptor en el Centro Médico Nacional del Instituto Mexicano del Seguro Social. Transcurrieron 10 meses, en tanto, continuaban con la hemodiálisis. Día a día , lo iba consumiendo, sólo alentado por la proximidad del momento de la cirugía salvadora. Tan grave situación sufrida, evoca Fernando; como el referir, de los ocho conocidos en el turno transcurrido de hemodiálisis tres murieron por complicaciones, uno de éstos de apenas 20 años de edad; los dos restantes también resultaron víctimas de infarto al miocardio, incluyeron al padre de la esposa del dueño de la clínica.

CAMBIO COMO POR ARTE DE MAGIA

Reflejando sonrisa de “oreja a oreja”, manifiesta el tamaño del cambio. Una maravilla la diferencia de antes y después de ingresar al quirófano del IMSS . Tres horas ocuparon en la intervención. Como por arte de magia, el panorama fue diametralmente opuesto. La creatinina, de 16, a las pocas horas del trasplante, descendió casi a la normalidad, 48 horas después al 100 % recuperada la normalidad de los niveles . Permaneció en cuarto aislado en el centro hospitalario , evitaron riesgos de infección . Dos semanas después autorizaron traslado al domicilio, continuidad de cuidados especiales , uso de tapabocas a quienes entraban a la habitación , hasta un periodo de tres meses para reincorporarse a las actividades cotidianas.

MAS VIVO QUE NUNCA

Festeja el ingeniero Fernando Coronel González, la oportunidad que le dio Dios Todopoderoso de permanecer en la tierra, hoy, a sus 49 años de edad se siente más vivo que nunca, regresó textura y color normal de la piel, vitalidad, come razonablemente de todo, exceptuando bebidas embriagantes. Quedaron atrás la hinchazón de los tobillos y del cuerpo en general por retención de líquidos. La hemodiálisis purifica parcialmente la sangre, las máquinas dejan impurezas, independientemente de ello, el riñón al tiempo de librar de toxinas, también canaliza el agua a la vejiga que al final expulsa en forma de orina.

EXHORTO A DONAR ORGANOS

Al final de la transmisión de su historia de vida, exhortó a la ciudadanía a donar órganos, muchas personas mueren en espera de un donador vivo o cadavérico. Urge la creación de la cultura en los términos semejantes a lo que sucede en España u otros países donde se multiplica la determinación de hacerlo. Un cadáver puede salvar siete de vidas; por lo tanto, es momento de cambiar los paradigmas, En el caso de los riñones, con uno de los dos, se vive en plenitud de facultades, señala a su ángel de la guarda: Reyna Angélica Benita Hernández quien en este momento es deportista de alto rendimiento, participa en competencias de triatlón y él camina gran parte del día recorriendo obras, corre y práctica el kayak al parejo con sus amigos con quienes suele salir al mar.

 

- US -