Zumby Pixel

Para Tí

Jorge Enrique Castro Yglesias es oriundo de Veracruz... L.A.E. de profesión, abandona el ejercicio profesional bancario, levando anclas rumbo a España para proseguir los estudios de la técnica, el color...

Publicado 06 agosto 2017 el 06 de Agosto de 2017

por

Martha Elsa Durazzo M.

Jorge Enrique Castro Yglesias es oriundo de Veracruz… L.A.E. de profesión, abandona el ejercicio profesional bancario, levando anclas rumbo a España para proseguir los estudios de la técnica, el color… Viajero incansable, se nutre con las vivencias, sobre las bases de una sólida preparación educativa y cultural, con la belleza y los numerosos avatares existenciales.
Mucho ha expuesto en numerosos países, principalmente de Europa de donde retorna, para radicar en el puerto; pocas veces ha “montado” una exposición en Veracruz puerto -en el Museo de la Reforma, hace un buen número de años, aún la recuerdo, por su espléndido contenido-.
Es incuestionable que el creador refracta -aún sin proponérselo- en la calidad de su obra, cuando es un estudioso, un amante de la buena literatura y todas las bellas artes, independientemente del talento que pueda poseer por nacimiento -en palabras sencillas: es como cuando alguien posee la mejor computadora -el cerebro-, y lo nutre con los más importantes programas.
Jorge Enrique Castro Yglesias permaneció fiel al surrealismo, que desde temprana edad comenzó a trabajar… Hoy su onirismo surrealista se dirige a la crítica social -análisis socológico-, primordialmente… En algunos casos juega con sus memorias; las de un niño, con gran imaginación creativa, que creció en la hoy llamada Torre de Petróleos Mexicanos, entonces Banco de México… y plasma ese tiempo, como los otros temas, de forma brillante, dominando el oficio.
NOTA: Para los directores de espacios culturales: Por favor, Veracruz puerto y el Estado poseen excelentes pintores con calidad; por hablar de porteños: Jorge Enrique Castro, Francisco Galí, María Elena Lobeira, Yuyis Azpiri y tantos más. Parece irreverente que le concedan espacio a gente carente de estudio de la técnica, como ocurrió con la presentación de la obra de una extranjera M.B, que, ciertamente, hasta olvidó cuando fue su “exposición”.
Cierto que hay que abrir los espacios a los nuevos creadores, pero no a aquéllos que no se molestan en estudiar, con un verdadero compromiso, todo lo que abarca la técnica pictórica, o toman dos cursos y ya se sienten sólidos y osan exhibir sus ñoñas obras -así pudieran presentar falsos currículum vitae: el resultado mediocre hace evidente su falta de formación-.
Quiero recordar que, incluso, Diego Rivera, que nació genio, se sometió a la Academia de San Carlos.
Hasta la próxima, D.M.

 

US - US -