La soledad provoca más muertes que la obesidad