Zumby Pixel

El centro de la ciudad de Veracruz en 1914

Al fondo, en la bahía se advierten varios buques aparentemente de guerra, lo que nos permite concluir que se trata del año de la intervención americana, 1914

Publicado 06 agosto 2017 el 06 de Agosto de 2017

por

POR HNOS. PÉREZ DE LEÓN
La imagen del día de hoy, amigos lectores, data probablemente de hace un poquito más de un siglo. La fecha la calculamos verá usted cómo.

Se trata, como es fácil advertir, de una gráfica tomada desde lo alto de la cúpula principal de la iglesia Catedral en el centro de la ciudad, orientada hacia el sureste.

Al fondo, en la bahía se advierten varios buques aparentemente de guerra, lo que nos permite concluir que se trata del año de la intervención americana, 1914, salvo la mejor opinión que Usted, estimado lector, pudiera tener. La imagen es interesante por los detalles que se aprecian en ella: en medio y abajo, la parte alta de los almacenes de ropa La Sultana, propiedad de Romualdo Ramos, Cía y Scrs.

Que se encontraba sobre la calle del Vicario número 6, es decir, en el edificio que se ubicaba frente a la puerta lateral de la catedral, por la calle -hoy Mario Molina- del Vicario, justo antes del callejón de Tlapacoyan. Cabe mencionar que dicha negociación fue de las primeras en formar parte de la Lonja Mercantil, antecesora directa de lo que hoy es la Cámara de Comercio, formada por varios importantes comerciantes de la ciudad, con la finalidad de contribuir a la organización formal de los negocios existentes a principios del año pasado. A la derecha, se advierten también los anuncios del Hotel América y a su izquierda, la casa de Huéspedes Santa Elena, a la altura de la calle de Serdán.

El edificio al fondo, de grandes paredes pudiera ser el convento de San Agustín, que corría sobre la avenida Zaragoza.  La duda sobre la fecha de la imagen proviene precisamente de los barcos fondeados en la bahía, pues si usted observa cuidadosamente, al parecer se trata de buques de guerra, no mercantes y por el número, la deducción lógica es que se trata de la invasión americana, pues nunca  antes ni después, han llegado al puerto tal cantidad de embarcaciones bélicas. Al fondo se divisan las diversas bodegas de mercancías que existieron ahí antes de la modernización de la ciudad.****************- Gorda… ya voy en camino a casa.- Gorda tu abuela!!!- Llevo tacos…- Con cuidado mi amor, aquí te espero.
************- Padre…. Estoy realmente asustado, ¡escucho una voz maligna dándome órdenes todo el día! ¿No estaré poseído?- No hijo… estás casado.*************Volaba un avión por encima de África cuando de repente se cae…  Entre los pasajeros sobrevivientes figuraban 10 rusos, 10 americanos, 10 alemanes, 10 japoneses y 1 mexicano. Optaron por quedarse dentro del avión para evitar los peligros que sabían había en plena selva, pero pasaron tres días y como estaban lejos de toda civilización, se acabó la Comida.Así que se reunieron dejando al mexicano en un rincón:- ¿Y ahora, qué hacemos si ya no hay comida? – deliberaban.- ¡Ya sé! – dice un japonés: vamos a mandal a alguien a jungla pala que consiga alimentos.- Queeeeeeeeé, estás lokovich? – dice un ruso – Allá afuerra hay fierras salvajes…A uno de los gringos se le ocurre otra idea:- Mi saberrr, vamos a mandarr al mexicanou ……el siempre ganarr en los chistes, es hora que tocarlei algo también…Así que todos van con el mexicano y le dicen:- Mira, el consejo te nombró como representante para que vayas a conseguir alimento para todos.- ¿Yo? ¡Pero si sólo traigo esta navaja!- Y nos vas a dejar esa navaja, pues tenemos que cortar y preparar lo que caces.Así que el mexicano sale del avión, agarra un pedazo de madera y les deja la navaja. Acto seguido se va por la selva. Pasan varias horas y no regresa.De repente, se asoman todos por las ventanillas y ven al mexicano corriendo hecho la madre perseguido por un enorme y feroz león.Todos están de acuerdo que por más que odien al mexicano, no lo pueden dejar morir, así que se ponen cerca de la puerta para abrirla en el último segundo… …y así lo hacen.Viene el mexicano hecho la madre, se acerca al avión, los de adentro abren la puerta, el mexicano, en vez de entrar, se agacha en el mismo instante en el que el león da un salto, cayendo éste dentro del avión.El mexicano se levanta, cierra la puerta en friega y les grita:- Bueno, ahí váyanlo pelando c…brones… ¡¡¡Que voy por otro!!!

- US -