Zumby Pixel

Incuestionablemente hemos envejecido

No obstante los sobrinos ya son señores y uno es tío abuelo, uno sigue considerándose mentalmente joven ¡Hasta que gente con la que uno creció o ya estaba cuando uno de pronto se hizo joven, comienza a morir!...

Publicado 09 agosto 2017 el 09 de Agosto de 2017

por

No obstante los sobrinos ya son señores y uno es tío abuelo, uno sigue considerándose mentalmente joven ¡Hasta que gente con la que uno creció o ya estaba cuando uno de pronto se hizo joven, comienza a morir! Ahí es a donde nos percatamos de que el tiempo pasó y ¡Nos pasó arrollándonos en todo su más elocuente esplendor! Fue el caso de cuando me enteré que el gran Eduardo del Río García, el siempre admirado y querido “Rius”, murió a la edad de ochenta y tres años.

Él, Rius, fue una referencia obligada para la “muchachada” de los setentas, no obstante el comenzó a bregar desde la década de los cincuentas en este asunto llamado vida y que algunos le completan con el sufijo: “profesional”. A finales de los sesentas del siglo pasado, su revista “Los Supermachos” alcanza un éxito tan inusitado que al parecer el “sistema” tuvo que comprarla con la finalidad de quitarle fuerza. Pero, el inquieto de Rius sacó entonces “Los Agachados”, que también alcanzó un gran tiraje a nivel nacional y la revista de esta historieta murió de muerte natural, pues ahí si no hubo necesidad de que se le comprara. Al parecer las cosas comenzaron a cambiar para efectos de dar lugar aun a cierto tiempo de distancia para la caída de la Cortina de Hierro y con ello toda esa ideología que se amparó en la existencia de ese sistema de gobierno en la que estaba incluida muy buena parte del mundo.

FUE UN INDIVIDUO DE SU TIEMPO Y SUPO CUAL FUE SU MOMENTO…
Pero, ideologías aparte, lo que trato de recordarles a los que fueron de aquella generación o generaciones que crecimos con la ideología de Rius, sus libros, sus opiniones, sus caricaturas por demás mordaces, así como su sentido del humor alegre y muchas veces patético, hoy, con la desaparición física de este gran mexicano ¡Nos percatamos de que hemos ya envejecido! Y de que ya estamos en la línea de fuego verdadera, o sea, somos ahora la generación sobre la línea del “hoyo”, como en el juego de las canicas ¿A poco no?

…Y DE AHÍ NO SE MOVIÓ A PESAR DEL CANTO DE LAS SIRENAS
Rius fue un personaje de su tiempo, fue alguien quien supo conocer su tiempo, cuanto también su momento, no se bajó del carro y cumplió a cabalidad su destino ¿Qué le costó trabajo? ¡Claro que le debe de haber costado trabajo y ni se diga esfuerzo! Pero alcanzó el éxito y fue a través de él como muchos mexicanos lograron entender el “socialismo”, el “comunismo”, describió a su manera a Hitler, habló de la herbolaria mexicana, del vegetarianismo mexicano ¡Habló de los hippies desde el punto de vista mexicano! E infinidad de mexicanos comprendieron toda una serie de fenómenos sociológicos totalmente tergiversados por la práctica y aun por la teoría misma con que eran presentados y representados y a través de la visión de Rius se “mexicanizaron” tales fenómenos sociológicos, primordialmente el marxismo, el socialismo y el comunismo. No obstante en la práctica tales “ismos” fueron peores que el capitalismo salvaje que hoy vivimos y experimentamos, a través de Rius se sensibilizaron en teoría todos esos ismos que tanto miedo causaban en aquellos ayeres.

FUE UN GRAN MEXICANO Y NO INCURSIONÓ MÁS EN POLÍTICA
Si, Rius fue un gran mexicano, que hizo ver infinidad de mexicanos el lado amable y teórico de aquellos ismos y con un tremendo sentido del humor supo hacer una crítica, hasta creo constructiva, de todos aquellos terribles problemas sociales que laceraban a México y hoy ya no lo laceran, sino están a un tris de aniquilarlo.

Tan supo ser personaje de su tiempo, que en el presente, siendo ya un anciano, Rius no incursionó activamente en política, porque creo supo muy bien su tiempo ya había pasado y no obstante personajes como el Peje muy bien podrían haber sido arropados por él y haberlos hecho “trepar” o “subir”, él no incursionó como lo hizo en sus años de gran actividad, porque, tal y como lo expresara Renato Leduc, del que él tuvo que haber sido amigo y hasta tal vez discípulo, tuvo la “sabia virtud de conocer el tiempo…”.

MURIÓ COMO DEBEN MORIR LOS JUSTOS, LOS INTELIGENTES Y LOS… QUE CONOCEN SU TIEMPO
¿A poco no? Es feo que alguien muera, pues la muerte, no obstante y paradójicamente sea el final de la vida, o sea, entonces parte de la vida misma, es fea. Pero, quien muere como es el caso de Rius, recordado y aceptado, sobre todo en buena forma y manera por varias generaciones, es sintomático de que fue alguien que supo hacer bien las cosas, que las cosas le salieron bien, porque supo cuál era su tiempo o supo estar correctamente en el sitio correcto en el momento indicado y haberla regado; y porque murió en paz consigo mismo y ¡Con la aprobación de un enorme contingente que lo admiró, admira y lo aceptó y acepta!

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

 

US - US -