Zumby Pixel

¡Bendita infancia la que tuvimos!

"El síndrome de atención dispersa". Ahora hay uno nuevo que apareció en el manual de psiquiatría que es "El trastorno oposicionista desafiante".

Publicado 31 agosto 2017 el 31 de Agosto de 2017

por

Lic. Guillermo Ingram

“¡Frenar la “patoligización” y medicalización de la infancia!, cada vez se inventan más enfermedades sobre la infancia, que en realidad tienen que ver con los niños de siempre, por no pensar que el contexto de las enfermedades que el niño es el enfermo, por ejemplo, antes se decía por parte de los abuelos,  los padres: “Es que tú parece que tienes hormigas en la cola”, hoy se dice, “es un niño hiperactivo”, mediquémoslo. Antes se decía: “¡Pasa una mosca y ahí se va!”. Hoy se dice: “El síndrome de atención dispersa”. Ahora hay uno nuevo que apareció en el manual de psiquiatría que es “El trastorno oposicionista desafiante”.

Significa que los chicos son caprichosos, que no hacen caso, que lo quieren todo ¡Señores!, esos son los niños de toda la vida”. Lo anterior es parte de un video enviado por una amiga, en donde habla una entrevistadora y una periodista en la TV en España.

EL “TECITO” DE HOJA DE AMAPOLA DE MI QUERIDA DOÑA LALA PARA LOS NIÑOS INQUIETOS

Me llamó mucho esto la atención porque ahora efectivamente le han sacado toda una serie de definiciones a las manías de los chamacos, que incuestionablemente no me aparto de que alguno que otro si debe de andar medio meneado de la azotea ¡Pero no todos! Aquí recuerdo no se le decía hormigas, sino chincuales en el fondillo, al segundo sencillamente se le decía que era distraído y al tercero y último, sepa la bola como se le diga, pero de lo que si me acuerdo muy bien de los tiempos de mi infancia que con un “manazo” quedaba todo arreglado. No hubo necesidad del psicólogo, ni de ir mi papá y mi mamá con la “trabajadora social” a mantener pláticas para resolver la problemática del niño por los problemas que había en los hogares ¡Noooo! Reitero, todo se arreglaba con un “manazo”, un pellizco o un “llegando a la casa te compones”. O cuando la cosa estaba ya muy fuera de tono y uno era un tanto más grande: “Cuando venga tu padre hablamos”. Ahí si la cosa se ponía tremenda.

Hoy, todo se arregla con el psicólogo y los chamacos están peor que nunca.

“SI VUELVE A ESTRESARSE ASÍ PUEDE INCLUSO DEJAR DE RESPIRAR”

Hace algunos años un amigo me platicó que su pequeño hijo se puso reacio con su esposa en el banco, ella le pegó una nalgada y del coraje que hizo el chamaco ¡Se desmayó! Y ella tuvo que salir corriendo al médico con el chamaco. Lo revisó el pediatra y le dijo quién sabe cuál definición de patología a la señora y le advirtió que si el infante volvía a ser sometido a una tensión tal, podía incluso morir porque podría incluso dejar de respirar por efectos del estrés. Excuso decirles que el chamaco se volvió toda una amenaza, hizo lo que se le vino en gana y hoy, amén de tener ya broncas por consumo de drogas, anda en broncas legales exactamente por lo mismo ¿Bonito verdad?

SERÍA CRIMINAL APROBAR ESA ENORME PARTIDA DE DINERO PARA LOS PARTIDOS POLÍTICOS

No, no estoy añorante ¡Para nada!, pero, realmente tuvimos los de mi generación y cercanas una infancia de excelencia, de andar trepando árboles, corriendo en la calle, apedreando lagartijas en los baldíos, comiendo fruta que arrancábamos de los mismos árboles que trepábamos, etc. Claro, hoy las cosas son otra cosa, sobre todo por efectos de la violencia, pero, tal vez tal sea resultado de tanta aplicación de “métodos científicos” a la solución de problemas. Que incluso el mismo Presidente de la República ha admitido ayer en el marco de la XLII Sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública que: “El delito rebasó a las instituciones”. Si no es que las mismas instituciones ya son parte del delito. O sea, la cosa no está nada fácil. En tanto, Juan Pueblo inerme ante el abuso.

Por lo pronto, miren, si se llega a aprobar oficialmente todo ese dineral solicitado por el INE para los partidos políticos, eso sí que va a ser la muestra palpable de que el crimen rebasó todo, pues a como está el pueblo mexicano, el hacerle pagar una democracia tan cara, efectivamente sería una acción rayando en toda una acción de delincuencia.

VOLVIENDO A LA INFANCIA YA LEJANA

Pero, regresando a nuestra idílica infancia ¿A poco no recuerdan ustedes cuando en la casa de la abuelita en esos inmensos patios que tenían las casas de nuestros ancestros? ¡Se quemaba la hojarasca previamente barrida del patio! ¡Y qué rico olía! ¡Y que rico era ayudar en la tarea de no dejar escapar una sola hoja de la lumbre! Lo mejor de todo es que nadie se accidentó jamás y, amén de que hoy ya no hay esas casas con los grandes patios ¡Hoy está prohibido quemar las hojas secas!

http://losbuensodias.blogspot.com
correo:[email protected]

 

US - US -