Zumby Pixel

Agosto al costo

"Le está yendo de la guayaba" o "que la cosa estaba de la guayaba" ¡Hasta en el muelle, otrora fuente de tanta derrama económica...

Publicado 02 agosto 2017 el 02 de Agosto de 2017

por

Lic. Guillermo Ingram

Creo el mes de agosto es uno muy especial y además bastante manoseado. Es especial porque en este mes prácticamente toda la fruta se madura, es el mes más caluroso del hemisferio norte (y por esa razón toda la fruta no bien refrigerada se “llega rápido) y por alguna razón que aún no encuentro respuesta, en años anteriores era famoso por la recesión económica en prevaleciente, que junto con todas las frutas, una que se madura especialmente en agosto es la guayaba, que luego la cosa en materia económica estaba tan difícil en agosto que también se le conoce como el “mes de la guayaba” y de ahí la ya casi extinta frase de decir cuando a alguien le está yendo mal que: “Le está yendo de la guayaba” o “que la cosa estaba de la guayaba” ¡Hasta en el muelle, otrora fuente de tanta derrama económica para la ciudad de Veracruz, en agosto también decaía el movimiento! Y digo otrora porque en el presente, salvo los empleos para obreros y administrativos, ahora no se ve el apogeo de aquellos tiempos en que ni barda había entre el recinto portuario y la ciudad.

Eso fue en los sesentas.

LA EGOLATRÍA Y EL HALAGO A LOS PODEROSOS

En el párrafo anterior digo del “manoseo” del mes, pues Julio César, siendo el dueño del toda Roma y sus provincias, pero nunca fue emperador sino cónsul y dictador vitalicio y ahí es que tuvo la idea de dar su nombre al mes de Julio, para según esto honrar a la gens Julia, de la cual era distinguido integrante, pero, César, no obstante haber sido un tremendo político, estratega y guerrero al que nunca lo mareó el poder, nunca dejó de ser un narcisista y con toda seguridad lo hizo lo del nombre del mes para satisfacer un poco su ego. Pero, su heredero, su sobrino Octavio, después elevado a la categoría de Augusto (elevado) por el senado en función a sus altos méritos políticos y por haber sido el único emperador en haber instituido una efectiva Pax romana y nunca haberse cerrado durante su imperio el altar de la paz. Durante su administración Roma alcanzó un tremendo auge y prosperidad. Y por lo tanto el senado terminó otorgándole la categoría de “augusto”, y de ahí lo de “agosto”.

LO QUE PLACE AL REY… ¡TIENE FUERZA DE LEY!

Hay una serie de discrepancias si él también quería un mes con 31 días como el de su tío Julio, pero, de que este chamacón que fue un excelente político y también buscó darle su nombre a un mes sin duda alguna existió la orden de parte de él, incuestionablemente con la intención de los integrantes del senado por adularlo. Y el muchachón se dejó querer y de ahí que tengamos ahora al mes con el nombre de agosto.

SIEMPRE PRESENTE EL CAPRICHO Y LA VELEIDAD

Lo del nombramiento del mes, como casi la mayoría de los hechos históricos y el devenir de la historia, está lleno de toda una serie de situaciones hasta chuscas, que según esto con el paso del tiempo se le quiere dar la solemnidad del caso, pero, en  los hechos, como toda la mayoría de los mismos, debieron su creación a cuestiones fortuitas que en aras de los caprichos de los poderosos siempre han encontrado eco en los “jilgueros” del momento y éstos se han encargado de hacer auténticas apologías de las vidas de los importantes y destacados, como es el caso del mismo Augusto, en cuyo imperio fue tanta la prosperidad que también florecieron las bellas artes y ni se digan las obras literarias siendo uno de los máximos exponentes de este tiempo Virgilio, el que siglos más tarde Dante Alighieri escogiera como maestro y guía en su obra cumbre La Divina Comedia en el viaje por el inframundo.

Virgilio incluso llegó a tejer una genealogía de Augusto que le lleva a ser descendiente del mismo Olimpo. O sea, en torno al poder siempre se cuecen habas, y en mi casa… ¡Comalada!

ASI ES COMO SE HACE E HIZO LA HISTORIA

Pero, en fin la intención era sólo hacer mención del origen del nombre del actual mes y que incuestionablemente tiene que ver y para variar ¡Con la política! Y bueno, tanto Julio César como su sobrino Octavio, sin duda alguna supieron ser y fueron excepcionales políticos que enaltecieron a Roma. De lo cual el mundo está ahora urgido.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

 

US - US -