Zumby Pixel

Suiza y sus enormes reservas

Ahora el BNS acumula unos 720.000 millones de dólares en reservas, una cantidad que supera con creces el tamaño de su economía.

Publicado 07 agosto 2017 el 07 de Agosto de 2017

por

720.000 millones de dólares en busca de un buen destino

Dr. Armando Rojano Uscanga

Desde hace años, el Banco Nacional de Suiza (BNS) lucha contra la fortaleza del franco suizo.

La confianza de los inversores su pequeña economía y en su divisa, hace que miles de millones de dólares (y otras divisas) fluyan hacía activos denominaos en su divisa, lo que ejerce una fuerte presión al alza, que el BNS ha intentado frenar aumentando la oferta de francos suizos en los mercados. Desde 2008, sus reservas de divisas se han multiplicado por ocho, pues en tiempos de incertidumbre y crisis, el franco suizo es un “activo refugio”, pues los inversores creen que Suiza y su divisa capean mejor que el temporal, y que el franco suizo es más una especie de materia prima, como el oro, y no una divisa.

Ahora el BNS acumula unos 720.000 millones de dólares en reservas, una cantidad que supera con creces el tamaño de su economía. Y existe un tenso debate sobre qué hacer con ese dinero. Desde el partido socialista reclaman crear un fondo de inversión soberano (al estilo del de Noruega) que invierta dentro de Suiza para mejorar el crecimiento económico.

En lugar de tener el dinero en activos extranjeros (como acciones de Apple o bonos del Tesoro de EEUU) se podrían incrementar el gasto en educación o infraestructuras para intensificar el crecimiento sostenible a largo plazo. Pero le falta apoyo político y expertos en política monetaria creen que esas reservas servirían para mantener la estabilidad financiera en el país y del tipo de cambio.

En otras ocasiones que se han propuesto normativas similares la respuesta del BNS ha sido que poner parte de las reservas en un fondo soberano puede restringir su capacidad para dirigir correctamente la política monetaria y que usar parte de esas reservas para crear un fondo e invertir sus beneficios en Suiza ejercería una fuerte presión alcista sobre el franco suizo, que es lo que se pretende evitar. Un franco suizo demasiado fuerte lastraría el superávit comercial de Suiza, país en que las exportaciones representan un 63% del PIB.

 

- US -