Zumby Pixel

El mayor banco japonés deja Londres

El mayor grupo financiero nipón, Mitsubishi UFJ (MUFG), traslada su sede europea en Londres, para reducir el impacto de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE). 

Publicado 03 agosto 2017 el 03 de Agosto de 2017

por

Se estableció allí en el siglo XIX, ahora migra a Amsterdam
 
Dr. Armando Rojano Uscanga

El mayor grupo financiero nipón, Mitsubishi UFJ (MUFG), traslada su sede europea en Londres, para reducir el impacto de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

Ámsterdam sería la próxima sede de las grandes operaciones de inversión europea de MUFG, que ya tiene basada en la capital holandesa su oficina central corporativa y sus operaciones de banca minorista en Europa. El Reino Unido empezó el pasado 19 de junio las negociaciones formales sobre la salida del país de la UE, que se completará previsiblemente en marzo de 2019.

Mitsubishi UFJ se estableció en Londres a finales del siglo XIX, y cuenta con más de 2.000 empleados, aunque sólo un centenar de personas tendrían que abandonar la capital británica por el traslado. Los de MUFG son casi la mitad de los 4.500 empleados que trabajan actualmente en los tres principales bancos japoneses con presencia en el todavía país europeo: MUFG, Sumitomo Mitsui y Mizuho (en todo Reino Unido la cifra es de 6.800 personas). Sumitomo y Mizuho ya anunciaron este mes que trasladarían la sede de sus operaciones de inversión de Londres a Fráncfort, junto a otras entidades como Nomura Holdings o Daiwa Securities.

Las financieras tenían el centro financiero londinense como base de operaciones al aplicarse el principio de una legislación única para vender sus servicios en toda la UE, lo que cambiará a la salida del Reino Unido de la Unión. La victoria en referéndum del “brexit” en junio de 2016 ha generado nerviosismo entre las empresas, que están optando por abandonar Reino Unido antes incluso de que se conozca el resultado de las negociaciones para la ruptura entre Bruselas y Londres.

Las financieras de Japón temen que la probable pérdida de los derechos de pasaporte que les permiten ofrecer servicios a todos los Estados miembro de la UE, perjudique sus operaciones y corte su acceso a la clientela europea.

 

- US -