Zumby Pixel

La Joya de la Corona: El Puerto de Veracruz

Asistieron al foro internacional sobre Innovación Logística, que la Joya de la Corona en infraestructura portuaria del sexenio de Peña Nieto es el puerto de Veracruz...

Publicado 25 agosto 2017 el 25 de Agosto de 2017

por

Por Julio Fentanes

Apenas este miércoles, en León, Guanajuato que no tiene playa por ningún lado, el Coordinador General de Puertos y Marina Mercante, Guillermo Ruiz de Teresa confirmaba ante empresarios del ramo logístico, desde luego el automotriz, que asistieron al foro internacional sobre Innovación Logística, que la Joya de la Corona en infraestructura portuaria del sexenio de Peña Nieto es el puerto de Veracruz, y su ampliación para mover hasta 100 millones de toneladas de carga diversa.

Y aunque Lázaro Cárdenas tiene para crecer mucho más, así como que Manzanillo se aplicó en su tarea de movilizar carga y Tuxpan entra a una competencia interesante, Veracruz es el único puerto de México que tiene a las dos únicas compañías de ferrocarril que existen en el país con operaciones ahí (Si, aunque no lo crea hay ferrocarril comercial y un sindicato poderoso aunque haya poquitos ferrocarrileros activos).

Aunque nadie lo dice abiertamente, porque le tienen miedo todavía a represalias de los gringos, la verdad es que México es el ombligo del mundo.

Está en medio de Europa y Oriente, los dos grandes continentes que mueven billones de dólares al año en mercancía, donde se innova en tecnología y se piensa en el mañana.

Al norte, los vecinos que ya se están volviendo incómodos, Estados Unidos y Canadá.

Y abajo el bloque latino americano, que salvo Venezuela — y su dictadorcillo que tarde o temprano se tiene que ir no se a dónde, pero si largarse a algún lado y dejar de dañar al alguna vez gran país sudamericano –, también integran un conjunto de poderosos consumidores que interesan principalmente a los chinos.

Y como protagonista de ese ombligo, resalta el puerto jarocho en el Golfo de México y Lázaro Cárdenas y Manzanillo en el Pacífico como contraparte.

Curiosamente a diferencia del pasado reciente, de hace menos de 20 años, cuando requisaron las instalaciones portuarias, Tampico y Altamira brillan con su luz propia, pero no exactamente como una competencia feroz a los veracruzanos, si siguen siendo alternativa, pero tienen su propio nicho.

Por otro lado, las redes carreteras de intercomunicación que han crecido en los últimos 20 años, desde Carlos Salinas de Gortari a la fecha y de manera exponencial con Peña Nieto, le dan una viabilidad productiva a la nación y la meten de lleno a disputar lugares importantes en la competencia internacional. El Pacífico y el Golfo de México ya están interconectados por carretera y el próximo año, Veracruz tendrá autopista o súper carretera hasta Matamoros.

Hay empresas operadoras de puertos que por momentos no comparten la opinión que nuestro país disputa ya primeros lugares en competitividad portuaria y moverá 500 millones de toneladas al cierre del próximo año, quisieran que México fuera Estados Unidos o Panamá en su operación portuaria, sin embargo, el valor agregado nacional y los costos locales la hacen atractiva.

Seguramente falta mucho, tan solo que el ferrocarril se convierta en un medio de transporte común para bajar los precios en el flete de mercancías varias. Es muy limitado su servicio.

Y el otro punto que falta y reconoce Ruiz de Teresa es la navegación de cabotaje que definitivamente está abandonada. Dice el funcionario que “están en pláticas”, pero esa es una respuesta política para no decir que al final de este sexenio no habrá ningún avance.

Y eso es lamentable, porque el cabotaje podría ser la alternativa a la falta de ferrocarril para continuar con la cadena de logística y abaratamiento de los fletes.

México todavía paga entre el 14 y 20 por ciento del valor de la mercancía en logística, cuando el promedio de los países de la OCDE es de 9 por ciento. Es una diferencia enorme.

Al cierre del sexenio peñista habrá 25 grandes proyectos portuarios concluidos:

5 nuevos puertos de altura: Matamoros, Tuxpan, Veracruz, Ceybaplaya, y Ciudad del Carmen, aunque realmente no son nuevos, sino súper ampliados con grandes inversiones privadas.

5 puertos ampliados que la SCT no considera nuevos: Guaymas, Mazatlán, Altamira, Progreso y San Miguel en Quintana Roo.

12 nuevas terminales: Granel en Topolobampo; TEC II y TUM en Manzanillo; TEC I y II, TUM II,  TEA y granel, en Lázaro Cárdenas; muelle de usos múltiples en Salina Cruz; Fluidos en Coatzacoalcos; pasajeros en Puerto Vallarte y Punta Sam.

2 proyectos portuarios para las Zonas Económicas Especiales en el Istmo de Tehuantepec y en Lázaro Cárdenas.

10 proyectos de pesquería en igual número de municipios-puertos.

Entre todas son más de 82 mil millones de pesos, en Veracruz no están considerando el costo total final de la ampliación o el nuevo puerto, sino sólo un aproximado de 31 mil millones.

Del total de la inversión portuaria en el sexenio el 80 por ciento es privada, el 10 por ciento de recursos fiscales propios de las Apis, y el otro 10 por ciento de aportación del gobierno federal.

Y en ese esquema, la Joya de la Corona por todo lo que representa es Veracruz.

Lo dice Ruiz de Teresa.

Mañana le seguimos
[email protected]

 

US - US -