Zumby Pixel

“Nuestras armas disparan verdades” expresó Cándido Ríos en video días antes de morir

"Me dedico a hablar con la verdad, siempre luchando por lo robado, empeñado o vendido de mi pueblo", decía el reportero del "Diario de Acayucan", Cándido Ríos Vázquez en un video casero que grabó días antes de su muerte.

Publicado 23 agosto 2017 el 23 de Agosto de 2017

por

*”Gaspar manda a matar, desaparece y nunca es investigado, su compadre Jorge Carvallo Delfín (diputado federal), siempre ha sido su bandera, embarca a los que meten las manos al fuego por él”.

*”Nosotros no usamos las armas, nos acribillan peor, a sabiendas que nuestras armas no disparan balas, nuestras armas disparan verdades”.

XALAPA, Ver., Agencias/ El Dictamen.- “Me dedico a hablar con la verdad, siempre luchando por lo robado, empeñado o vendido de mi pueblo”, decía el reportero del “Diario de Acayucan”, Cándido Ríos Vázquez en un video casero que grabó días antes de su muerte.

El reportero de Hueyapan de Ocampo, un hombre que fuera chofer de tráiler durante 16 años, luego vendedor de periódicos y reportero de la región, aseguraba que sus únicas armas “disparan verdades”.

En la grabación que apareció en redes sociales, lanza acusaciones de corrupción en contra de Samuel Huerta (líder y regidor del ayuntamiento de Huayapan de Ocampo), Javier Gómez Cazarín (ex candidato de Morena en Hueyapan de Ocampo) y Gaspar Gómez Jiménez (ex alcalde priísta).

“Nosotros no usamos las armas, nos acribillan peor, a sabiendas que nuestras armas no disparan balas, nuestras armas disparan verdades”, afirmó en una imagen donde se le aprecia en un campo verde.

Te puede interesar: Dan último adiós a Cándido Ríos

Cándido Ríos, fue ejecutado el martes a balazos en el municipio de Hueyapan de Ocampo, al sur de Veracruz. En el ataque armado murió además Víctor Antonio Alegría, ex inspector de la Policía Municipal de Acayucan, y un acompañante del exfuncionario.

Los hechos ocurrieron cuando las víctimas se encontraban afuera de un minisúper en la comunidad de Juan Díaz Covarrubias. Testigos dijeron que hombres armados a bordo de una camioneta abrieron fuego contra ellos.

En la grabación subida a su cuenta de Facebook el 13 de agosto de 2017, asegura que se dedicaba a abrirle los ojos a su gente, la cual –dijo- es agachada y ciega “que prefiere morir de rodillas callado que parado y hablando” y eso –decía- indigna.

Con sólo haber cursado la primaria “a los madrazos”, denunció una supuesta red de corrupción de obras públicas de muy baja calidad y “de muy fuerte billete” en el municipio donde reportaba notas.

“Gaspar manda a matar, desaparece y nunca es investigado, su compadre Jorge Carvallo Delfín (diputado federal), siempre ha sido su bandera, embarca a los que meten las manos al fuego por él”, denunció.

Por naturaleza, se autodefinía como “un redentor” y rechazó cobijarse en grupos o asociaciones civiles y muchos menos “buscar honra, triunfo y honores”, aunque eso sí insistía que “por naturaleza” era periodista.

“Cuando escribo tengo mis errores, pero no de lo escribo, sino en faltas de ortografía, puntos y comas, pero lo importante es que no faltan puntos y comas que quitar, todo es fundamental”.

Reconocía que emitía frases equivocadas, pero jamás torpes ni mucho menos erróneas, pues aunque no estudio suficiente, afirmaba que la escuela “ha sido la ley de la vida, donde he aprendido a tenderle la mano a mis enemigos, a no conocer odios ni rencores”.

US - US -