Zumby Pixel

La Cortesía y la Educación Vial

Tanto la cortesía como la educación vial son fundamentales para lograr no sólo una buena interacción entre peatones y conductores de vehículos automotores, sino además y lo más importante de todo ¡Evitar accidentes viales!

Publicado 04 agosto 2017 el 04 de Agosto de 2017

por

Tanto la cortesía como la educación vial son fundamentales para lograr no sólo una buena interacción entre peatones y conductores de vehículos automotores, sino además y lo más importante de todo ¡Evitar accidentes viales!

Desafortunadamente no existe en la población una verdadera conciencia de la educación vial y también de la cortesía en este segmento, pues sobre todo en el presente, con el desarrollo de las nuevas tecnologías de comunicación, prácticamente la ciudadanía al salir a la calle, ya bien en calidad de transeúntes o de automovilistas, la enorme mayoría van más ocupados tanto a pie como en sus automóviles de que funcionen bien sus aparatos de comunicación o de ir escuchando música, que de ver que su entorno, en caso de los peatones se encuentre libre de cualquier vicisitud o riesgo y en el caso de quienes conducen, en primer lugar, de que el vehículo se encuentre en buenas condiciones de conducción antes de echarlo a andar, como también de mantener un buen talante para conducir con la debida cortesía en tanto esté al frente del volante.

Como lo decíamos en el párrafo anterior, es muy lamentable el que la ciudadanía en general ignore la más elemental información sobre educación vial y al decir la población también está incluido todo el segmento que conduce. Lo cual hace que en la práctica, cada quien lleve una actitud agresiva y por demás ofensiva, lo cual hace entonces del desarrollo de la cotidianidad en la calles una situación hasta tensa, pues los automovilista creen tener el derecho en todo y por todo, negándole al transeúnte sus prerrogativas como tales y los segundos sencillamente consideran todo espacio público como de su más absoluta propiedad y por lo tanto cruzan la calle por donde se les ocurre, no respetando aun los semáforos en sitios de mucho aforo vehicular, como también no haciendo uso de los puentes peatonales y en todo ello están exponiendo la vida en forma por demás temeraria. Por lo tanto, si consideramos las circunstancias de ambos sectores en plena actividad en la práctica, el resultado es una tirantez extrema en una relación e interacción que por necesidad y seguridad se debe de estar desarrollando dentro del más absoluto marco jurídico de la vialidad, la cortesía y la civilidad. Pues de lo contrario, tomando solamente los factores de la gran agresividad e irresponsabilidad con la que se maneja, como también la forma indolente como se desplazan la mayoría de los transeúntes, es verdaderamente un milagro que el índice de accidentes automovilísticos y sobre todo con fatalidades no se haya disparado de manera contundente.

Urge la puesta en marcha de una campaña masiva de educación vial en donde se le enseñe a la población, en principio lo fundamental de una buena educación vial y la trascendencia de tal hecho a fin de evitar accidentes, como también la forma como se salvaguardarían muchas vidas si todos cumplieran con lo fundamental de cómo andar por la vía pública y cómo conducir los vehículos automotores en las calles de la hoy zona metropolitana de Veracruz. Y con esto se comenzarían a reducir toda una gama de accidentes y se les enseñaría también a todos la importancia y trascendencia de la cortesía y con ello mejoraría sustancialmente hasta la misma calidad de vida en las actividades que obligadamente se deben realizar diariamente en nuestro entorno público.

 

US - US -