Zumby Pixel

CARS 3

En "Cars 3" McQueen sigue siendo el mejor coche de carreras del mundo, pero ahora que es uno de los más veteranos del circuito, debe demostrar a todo el mundo que aún puede ganar una gran carrera y que no necesita jubilarse, algo a lo que insistentemente la prensa lo está obligando a llegar.

Publicado 08 agosto 2017 el 08 de Agosto de 2017

por

Mario E. Durán/El Dictamen

Iba con toda la intención de no aceptar nada de esta tercera entrega, la cual consideraba innecesaria debido a que la primera de 2006 me gustó a secas y la segunda de 2011 no fue del todo mi agrado, ya que perdió la esencia; pero totalmente resultó lo contrario, ya que esta, además de hacernos volver a los orígenes, en donde el recuerdo se hace presente, trae un nuevo personaje que fue el talón de Aquiles para hacerla especial, la entrenadora hispana Cruz Ramírez, quien se suma a la aventura de aceptación de Rayo McQueen, ese auto engreído a quien solamente le importaba ganar, siendo el nuevo vehículo el responsable de hacerlo entrar en razón ahora que cuenta con más años y que de alguna manera debe comenzar a pensar en su futuro, aunque no lo quiera entender.

En “Cars 3” McQueen sigue siendo el mejor coche de carreras del mundo, pero ahora que es uno de los más veteranos del circuito, debe demostrar a todo el mundo que aún puede ganar una gran carrera y que no necesita jubilarse, algo a lo que insistentemente la prensa lo está obligando a llegar. En esta ocasión, el famoso bólido de carreras tendrá que enfrentarse a una nueva generación de corredores más jóvenes, potentes y veloces, que amenaza con cambiar el deporte de su vida. Entre ellos está el competitivo y revolucionario Jackson Storm, que no se lo pondrá nada fácil ya que se está convirtiendo a pasos agigantados en la nueva estrella.

La ley del joven que remplaza al viejo es parte de la vida de todos, principalmente en los humanos, y la mancuerna de Disney y Pixar siempre nos ha brindado historias más realistas que van más allá de los clásicos cuentos de hadas, algo que quedó completamente evidenciado desde “Intensa-mente” la cual fue un golpe fresco y lleno de enseñanza para adultos y niños, y aquí, lejos del sorpresivo trailer que de inicio impactó a las audiencias al ver a Rayo estrellarse y quedar destruido, una escena para algunos muy fuerte, fue lo que inundó de comentarios negativos en contra de la cinta, en donde lejos de la impactante escena que finalmente vemos en pantalla la cual si estremece, es muy cierto que era un algo que esta franquicia necesitaba para tomar su rumbo y hacerla, para mi gusto, la mejor de las tres al estar dotada de varios momentos de risa noble, personajes entrañables, nostalgia, excelentes efectos visuales que sin duda son la presentación estelar y algo a lo que ya nos tienen acostumbrados, y un final que en verdad era el adecuado para su protagonista, quien logra entender el significado de la palabra humildad, acepta su “cruel” realidad y brinda oportunidad a quien desde siempre pudo brillar, pero que su alrededor se lo impedía por envidias, aquí, de género.

Lo elemental es que esta aventura de McQueen es que también incluye a sus entrañables amigos de siempre de Radiator Springs, como la grúa Mate, con la voz inconfundible de un encantador César Bono, su novia Sally y el dueño del taller de coches Ramone, lo que hace de este trabajo dirigido por Brian Fee, debutante en la dirección después de trabajar en el departamento de arte para películas como WALL·E y Ratatouille, sea de aceptación para el público que sin duda sale con un buen sabor de boca, lo cual se comienza a sentir desde el tradicional cortometraje que se presenta al inicio de la cinta titulado “Lou” mismo que es perfecto para la temporada actual en la que el Bullying escolar ha tomado lamentablemente demasiada fuerza, buscando crear conciencia en todos.

- US -