Zumby Pixel

The Final Girls

Lamentablemente tuvo una distribución mínima en Estados Unidos, encontrándola solamente en nuestro país cortesía de Netflix.

Publicado 24 julio 2017 el 24 de Julio de 2017

por

Mario E. Durán/El Dictamen

Una de las mejores películas de terror de los ochentas es sin duda Viernes 13; pese a que existen aquellos que consideraron muy extensa la saga, Jason junto a su score tan distintivo, la historia y todas las leyes que traían consigo un trabajo como este (malos guiones, malos actores, chicas vírgenes, clásicas escenas de sexo antes de morir y muertes exageradas), es lo que a hace ver que hoy es difícil encontrar cintas como estas que por años han permanecido en la mente de los amantes de este género.

Y lo curioso aquí es que en 2015 surgió una cinta que le hace una especie de homenaje al film que se convirtió de culto, “The final girls” en donde Max (Taissa Farmiga) es una estudiante de secundaria que está de luto por la pérdida de su madre, la cual en su juventud fue una estrella del cine de terror de los ochenta. Un día es invitada para la proyección de una de sus películas, Camp Bloodbath. Lo que comienza como una bonita forma de recordar de una manera inusual a su madre, se tuerce debido a un accidente que termina con la chica y sus amigas dentro de la película. Max deberá enfrentarse ahora a toda una serie de obstáculos para intentar salvar a su madre del psicópata enmascarado de la ficción.

Dirigida por Todd Strauss-Schulson, la cinta está protagonizada por Taissa Farmiga y Malin Akerman, además de varias caras conocidas que hoy en día se han dado a notar como parte de la nueva generación de Hollywood; aquí lo curioso es que tiene sus momentos de suspenso aceptables, compartidos con varios cómicos que la convierten en una especie de sátira bien lograda, muy parecido a “Scream: Grita antes de morir”, solo que adicionándole temas actuales, efectos especiales modernos y movimientos de cámara con repeticiones que nos hacen identificar esta cinta como algo distinto a lo visto, reflejando dos generaciones de jóvenes, los ochenteros y los del año dos mil, con ideologías que marcan sus propias diferencias.

Lamentablemente tuvo una distribución mínima en Estados Unidos, encontrándola solamente en nuestro país cortesía de Netflix.

US - US -