Zumby Pixel

Cinéfilos

A veces es necesario vivir alguna situación difícil o extraña para poder perfeccionar en el sentido de ser mejores personas.

Publicado 30 julio 2017 el 30 de Julio de 2017

por

POR: MARIO E. DURÁN

SI NO DESPIERTO
A veces es necesario vivir alguna situación difícil o extraña para poder perfeccionar en el sentido de ser mejores personas. Debemos pasar por varias etapas en las que podamos descubrir nuestro verdadero ser, experimentando situaciones que nos permitan no quedarnos con las ganas de algo. Existimos y habitamos en un mundo en el que todo puede pasar, en el que nuestros días pueden estar contados, y es aquí donde debemos entender que ciertas cosas no deben tener tanta importancia, que hacer algún mal puede traer terribles consecuencias a terceros y que esto, de alguna manera, lo terminamos pagando con arrepentimiento, por el tiempo perdido en el que nunca dijimos lo que sentimos, nunca hicimos lo que queríamos en realidad y nunca rompimos las reglas como lo requería nuestra vida que se encaminaba solo a lo correcto, pensando en nosotros y no en los demás. Vi el trailer de “Si no despierto” y me llamó la atención por ese ciclo de vida que la protagonista nos hacía entender que ocurría en un solo día y esto era algo que no podía entender, al igual que nosotros, así que no podía dejar pasar la oportunidad de saber más sobre esta historia y grata sorpresa me lleve que aun cuando se trata de una película meramente juvenil, trae consigo una buena trama, con un score que le impregna intriga y un desarrollo que en ningún momento sentimos fastidioso ante lo repetitivo de las escenas, a las que se les van agregando detalles para que los espectadores podamos comprender ese trasfondo de cada situación y, en especial, de cada personaje. En principio, el 12 de febrero es sólo otro día en la acomodada vida de Sam, pero resulta que va a ser el último. Intentando revivir su último día durante un tiempo, Sam intentará desentrañar el misterio alrededor de su muerte y descubrir todo lo que está en peligro de perder. Esta película podrá sonar simple, pero no enfocándome en cada actor que participa en ella, la mayoría de ellos novatos, debo decir que el grupo de cuatro amigas protagonistas es indispensable, junto a los personajes secundarios, para entender lo que hay detrás de sus personalidades y el por qué de su comportamiento, entre ellos sin duda destaca su protagonista interpretada por Zoey Deutch, quien logra sacar adelante la historia de intriga y verdades que se van mostrando conforme duerme y vuelve a despertar, marcando el inicio de su eterno día fatídico, tratando de resolver las dudas y buscando a como dé lugar el ser una mejor persona para ella misma y para los demás, manejando la idea de cómo es que quieren que la recuerden. La amistad, la unión familiar, la aceptación personal, la primera vez, hasta el bullying, son algunos de los temas que aborda la cinta en la que hora y media son suficientes para entregarnos un trabajo fresco, con un buen soundtrack y una conclusión que si bien podría sentirse algo predecible, es aceptable para esta adaptación de la novela escrita por Lauren Oliver.

NUNCA DIGAS SU NOMBRE
Cuando tres estudiantes universitarios se mudan a una vieja casa fuera del campus, sin querer liberan a “Bye Bye Man”, un ente sobrenatural que persigue a quien descubre su nombre. Intentarán mantener su existencia en secreto para alejar al resto de una muerte segura. Esa es la historia que nos presenta “Nunca digas su nombre”, título burdo que le dieron en México a esta nueva cinta de terror que es una adaptación del relato corto “The Bridge to Body Island” de Robert Damon Schneck. La película inicia muy bien, con una secuencia de asesinatos crueles y explícitos que a nosotros como espectadores, más en especial los amantes de este género, agradecemos, y se nos presenta lo que creemos será un buen trabajo, o al menos ese con un toque distinto a lo ya muy visto, pero conforme avanza la historia y somos parte de los problemas por los que pasan cada uno de los jóvenes protagonistas que despiertan el mal, descubrimos que estábamos en lo incorrecto, siendo parte de alucinaciones, apariciones y escenas muy clichés, hasta la aparición del ente maligno que no resulta aterrar como lo esperamos, solamente en una escena, que se repite dos veces, dentro de una habitación oscura en la que dicho ser está como una sombra en un rincón, pero el efecto de computadora con el que está realizado, se nota demasiado falso. En sí la película no es mala, he visto peores, pero terminamos de verla sin sentir que nos haya aportado algo nuevo; lo que parecía ser algo fresco para el género, resultó ser algo rápidamente olvidable.

THE FINAL GIRLS
Una de las mejores películas de terror de los ochentas es sin duda “Viernes 13”; pese a que existen aquellos que consideraron muy extensa la saga, Jason junto a su score tan distintivo, la historia y todas las leyes que traían consigo una cinta como esta (malos guiones, malos actores, chicas vírgenes, clásicas escenas de sexo antes de morir y muertes exageradas), es lo que hace ver que hoy en día es difícil encontrar trabajos como estos que por años han permanecido en la mente de los amantes de este género. Y lo curioso aquí es que en 2015 surgió una cinta que le hace una especie de homenaje al film que se convirtió de culto, “The final girls” en donde Max (Taissa Farmiga) es una estudiante de secundaria que está de luto por la pérdida de su madre, la cual en su juventud fue una estrella del cine de terror de los ochenta. Un día es invitada para la proyección de una de sus películas, Camp Bloodbath. Lo que comienza como una bonita forma de recordar de una manera inusual a su madre, se tuerce debido a un accidente que termina con la chica y sus amigas dentro de la película. Max deberá enfrentarse ahora a toda una serie de obstáculos para intentar salvar a su madre del psicópata enmascarado de la ficción. Dirigida por Todd Strauss-Schulson, la cinta está protagonizada por Taissa Farmiga y Malin Akerman, además de varias caras conocidas que hoy en día se han dado a notar como parte de la nueva generación de Hollywood, tanto en series como en películas; aquí lo curioso es que tiene sus momentos de suspenso aceptables, compartidos con varios cómicos que la convierten en una especie de sátira bien lograda, muy parecido a lo que en su tiempo vimos en “Scream: Grita antes de morir”, solo que adicionándole temas actuales, efectos especiales modernos y movimientos de cámara con repeticiones que nos hacen identificar esta cinta como algo distinto, reflejando dos generaciones de jóvenes, los ochenteros y los del año dos mil, con ideologías que marcan sus propias diferencias. Lamentablemente tuvo una distribución mínima en Estados Unidos, encontrándola solamente en nuestro país cortesía de Netflix.

* Recuerda que puedes encontrar más en la Fanpage CinefilosMD en Facebook.

 

- US -