Zumby Pixel

Cinéfilos

SPIDER-MAN: DE REGRESO A CASA Debo iniciar diciendo esto: A mí sí me gustaron las dos primeras versiones de Spider-Man en el cine, las protagonizadas por Toby Maguire y Andrew Garfield

Publicado 16 julio 2017 el 16 de Julio de 2017

por

Por: Mario E. Durán

SPIDER-MAN: DE REGRESO A CASA
Debo iniciar diciendo esto: A mí sí me gustaron las dos primeras versiones de Spider-Man en el cine, las protagonizadas por Toby Maguire y Andrew Garfield, pero lo cierto es que a nivel mundial no del todo fueron del agrado de los fans; es por eso que se tomó la decisión de volver a iniciar las aventuras de este superhéroe, bajándole la edad en lo que ahora conocemos como “Spider-Man: De regreso a casa”, primera entrega de las nuevas aventuras que se encuentran incluidas en el universo cinematográfico de Marvel, solo que su distribución corre a cargo de Sony, que aún posee los derechos. Peter Parker (Tom Holland) es un adolescente que estudia en la escuela secundaria y que tiene que lidiar con los problemas típicos de un chico de su edad. Claro que, su vida no es del todo normal. Y es que, Peter esconde una identidad secreta, la de Spider-Man. Así que tiene que compaginar su vida en el instituto con su labor de superhéroe que lucha contra todos aquellos villanos que ponen en peligro la ciudad, sin ser descubierto. Todo se complicará con la aparición de El Buitre (Michael Keaton), un villano que amenaza con ponerle en peligro a él y a sus seres queridos. Para ayudarle en su lucha contra El Buitre estará Tony Stark (Robert Downey Jr.), que es su mentor y su aliado, a pesar de que trate a Peter como a un crío. Lo que agradecemos es que esta cinta no se enfoca en los orígenes del personaje, además de los sorprendentes efectos especiales y el sonido, incluye dosis de comedia y esto es gracias al carisma del actor Tom Holland, quien es el responsable de ponerse el traje de este personaje, dotándolo como un adolescente inexperto, temeroso y quien va aprendiendo la responsabilidad que trae consigo el ser diferente a los demás, claro a base de fuertes golpes y batallas muy bien coreografiadas; esto además de la mano de una muy joven tía May, que en lo personal si me hizo falta que tuviera mayor presencia, aquí representada por Marisa Tomei. La dirección de Jon Watts y el guión de John Francis Daley y Jonathan Goldstein salen a flote con un resultado efectivo, en donde los fans no se sentirán defraudados desde el inicio de la cinta en la que vemos una especie de grabación casera por parte del protagonista, quien reflejando su emoción, nos introduce en el universo que tiempo atrás vimos en la gran batalla de “Capitán América: Civil War”, en donde tiene contacto con personajes ya muy queridos; además le sumamos un Michael Keaton que brilla como villano y entrega la solvencia necesaria como El Buitre; Zendaya, con un papel de chica misteriosa y extraña; Laura Harrier, quien interpreta al primer amor del joven héroe; Robert Downey Jr., aquí especie de mentor como IronMan; pero sin duda quien se roba la atención de entre los personajes secundarios es Jacob Batalon como Ned, el mejor amigo de Spider-Man, todos ellos responsables de darle la vuelta de página a la historia de este personaje que ha tenido varios intentos. Con la tradicional aparición de Stan Lee, ahora como un vecino chismoso, y las escenas post créditos que causan gracia cortesía el Capitán América, tenemos el Spider-Man que siempre quisimos.

UN DON EXCEPCIONAL
Es bueno encontrarnos cintas que nos motiven a siempre ser mejores personas, a aceptar nuestra condición y que nos muestren que con amor y pasión se puede lograr todo; si a esto le sumamos buenas actuaciones, una historia inolvidable y un camino lleno de nostalgia y retos, es lo que hace de “Un don excepcional” un trabajo que debemos tener en la mira.Ambientada en un pueblo costero de Florida, cuenta la historia de Frank Adler, un hombre soltero que cría a su sobrina Mary tras el fallecimiento de su madre. La niña tiene una gran habilidad para las matemáticas y su abuela Evelyn lo sabe bien. Mientras que su tío intenta que la vida de la pequeña sea lo más normal posible y que disfrute de su infancia, Evelyn tiene otros planes para ella. Como consecuencia, Frank se verá obligado a luchar desesperadamente por su custodia. Por momentos, en especial el inicio de la cinta, nos recuerda mucho a “Matilda”, solo que aquella niña tenía poderes especiales y aquí vemos más una versión madura de lo que es el camino de un ser diferente, que aun ante la falta de una madre y un padre, existe un tío que la cuida, la acepta y la protege tal cual es, buscando cumplir la última voluntad de su hermana que tras su muerte en la que tiene el deseo que sea alguien normal, todo esto de la mano de momentos de tensión en los que la custodia de la pequeña estará en juego, producto de decisiones equivocadas por parte de los adultos que están a su alrededor, sus familiares.  Aplaudimos lo logrado por el director Marc Webb, quien nos regala un drama con la participación de un Chris Evans bien en su papel, mostrando a un hombre solitario que carga consigo inconvenientes por superar y siendo a la vez un padre para la pequeña Mary, Mckenna Grace, con quien logra una química perfecta en pantalla, siendo ambos una especie de inadaptados sociales que aun teniendo todo en contra, logran salir a flote con la ayuda de una vecina, interpretada por Octavia Spencer, quien aun con un papel menor, es el equilibrio entre ellos y los problemas que enfrentan una vez que la abuela, una desafiante y odiable Lindsay Duncan, hace acto de presencia para marcar su territorio y el futuro que tiene previsto para su nieta, aquel del que también tenía por misión hacer cumplir a su hija fallecida, donde su ceguera la hizo olvidar por completo el amor que esta necesitaba; complementando el reparto Jenny Slate, maestra de la pequeña quien hace notar su talento a todos, una especie de versión moderna de la “Srta. Miel”. Una cinta recomendable, por momentos triste, en donde vemos a una nueva artista florecer y que nos entrega una conclusión digna de un trabajo realizado con amor.

RESIDENT EVIL: VENDETTA
La saga en cines que todos conocemos de Resident Evil me gustó; inició bien, pero lamentablemente se fue deteriorando al preocuparse más por seguir extendiendo la franquicia que por entregar buenas cintas que hicieran más referencia a la historia del videojuego, en donde todos ya sabemos que Alice, interpretada por Milla Jovovich, es un personaje que jamás existió; además haciéndole falta ese toque gore por excelencia que estaba presente pero no en la cantidad suficiente. Precisamente este año terminó, y al poco tiempo se dio a conocer que llegaría a las salas “Resident Evil: Vendetta”, película japonesa con animación 3D, secuela directa de “Resident Evil: Degeneration” de 2008 y “Resident Evil: Damnation” de 2012, y es el puente entre los videojuegos de Resident Evil 6 y 7. En ella el agente de la BSAA (Alianza de Seguridad contra el Bioterrorismo) Chris Redfield buscará unir fuerzas con Leon S. Kennedy, agente del gobierno de Estados Unidos, y la profesora Rebecca Chambers para detener a Glenn Arias, un criminal del mercado negro que quiere vengarse y soltar un nuevo y mortal virus en la ciudad de Nueva York. Me gustó y puedo decir que me mantuvo más emocionado e intrigado que la versión de personas que vimos por varios años, en donde nos encontramos con una cinta dividida, enfocándose en el terror y en la acción. Cabe resaltar que los actores no sólo prestaron su voz para darle vida a los personajes, también funcionaron como base para animarlos por computadora, por lo que en verdad es un goce visual que bien vale la pena darle la oportunidad en el cine.

* Recuerda que puedes encontrar más en la Fanpage CinefilosMD en Facebook.

 

- US -