Zumby Pixel

Stabat Mater

En la portada de la edición de "El Dictamen" del día miércoles 5 de julio, en medio de una serie de noticias, tal como las que en todo el mundo se dan ahora en este tiempo de confusión, envidias, de sucesos productos de la ira y la sin razón

Publicado 07 julio 2017 el 07 de Julio de 2017

por

STABAT MATER
En la portada de la edición de “El Dictamen” del día miércoles 5 de julio, en medio de una serie de noticias, tal como las que en todo el mundo se dan ahora en este tiempo de confusión, envidias, de sucesos productos de la ira y la sin razón, así como del materialismo salvaje, no obstante la línea editorial de El Dictamen es totalmente objetiva y fuera de todo sensacionalismo o amarillismo, pero, lamentablemente como los sucesos del mundo rebasan toda objetividad no hay opción salvo comunicar esa lamentable verdad que está sucediendo. Como si se tratara de la expresión del poema de “Desiderata” en la parte donde dice: “Y no seas cínico en el amor, pues en medio de todas las arideces y desengaños, es perenne como la hierba”. Ahí estaba la foto y la narración de un suceso tan extraño y raro para la época de violencia extrema que se vive en todo el orbe.

Efectivamente como una hierba se destacaban foto y nota como cuando en un erial de asfalto y concreto se ve de pronto una flor saliendo de esa aridez, como una promesa de Dios de que el género humano no está perdido del todo, me sorprendió gratamente ver la gráfica del jovencito de 17 años de edad, que desde los 10 venía padeciendo una insuficiencia renal crónica lo que le impedía llevar una vida plena e incluso no le auguraba nada bueno para su misma existencia, declarando lo feliz que se sentía al haber accedido a una buena calidad de vivir en función al riñón que le habían trasplantado, habiendo sido la donante su madre. En la foto, a la derecha del menor se ve a la madre sosteniendo la mano a su hijo. Lo más feliz del suceso es que la madre se encuentra en un momento que incuestionablemente se puede calificar como gozoso. La escena me hizo confirmar la acción de abnegación y sacrificio que una madre es capaz de llevar a cabo por un hijo. Así como confirmar lo que en una ocasión expresara el Dalai Lama, que el ser capaz de dar y transmitir amor en toda circunstancia es la mujer.

LAS MUJERES SON LAS TRANSMISORAS DEL AMOR
Y si, aunque no dudo un varón pueda ser también proclive a dar hasta la vida por otra persona, ya bien su hijo o amigo, es la mujer el ser que en todo momento está dispuesta a dar amor. Los varones somos más mentalizados, en cambio la mujer por lo regular es espontánea y en materia de amor siempre lo da todo ¡Hasta la vida! Y en tratándose de un hijo ¡Incuestionable!

“A VECES LOS ACTOS DE AMOR… SON LOS ACTOS MÁS DUROS DE ACOMETER”, POR ESO LOS ACOMETEN MUJERES
Ahí está el famoso juicio de Salomón (1 Reyes 3: 16 al 28), cuando ante la disputa de dos mujeres por ser la madre de un niño, Salomón ordena partir en dos al infante y entregar una mitad a cada una de ellas, entonces una dijo: “¡El niño es de ella, no lo mates!”, y la otra consintió en la partición del bebé, entonces Salomón dijo que la madre era aquella que había dicho no era suyo. Con tal de que el niño viviera, la madre verdadera renunciaba a su hijo, que la otra le quería arrebatar de una forma u otra.  También está la letra del himno católico a la virgen María, del siglo XIII: “Stabat Mater” (Ahí estaba la madre), del fraile franciscano Jacopone da Todi. El título viene del primer renglón que dice: “Stabat Mater dolorosa” (Ahí estaba la madre dolorosa). Quien no haya escuchado este himno, se los recomiendo de muy buen grado, con todo y mi actitud renegada e iconoclasta (no crean me llegó la conversión ¡Para nada!). Esta es una de las obras literarias a las que más se le han compuesto arreglos musicales, cerca de 200 compositores de distintas épocas y géneros.

TAL VEZ LOS “ELEGIDOS” NO SEAN “ELLOS”, CON SEGURIDAD SON “ELLAS”
Y como dice el título, ahí estaba la madre. Y en el caso que nos ocupa, la imagen de la señora sosteniendo la mano de su hijo, el cual se ve pleno de esperanza, me dejó tan impactado que hasta apenas hasta ayer jueves pude digerir bien esta manifestación tan bien captada por la fotografía y la narrativa de lo que la naturaleza humana, sobre todo a través de la mujer es capaz de realizar por amor. Y como les digo al principio de la nota, esta acción surge en este tiempo tan violento que vivimos, que incluso ya no puede dar más, sino más y más cruento de lo mismo. Y, el hecho manifestado a través de la gráfica y la letra, es como una manifestación de los elegidos, esos por los que dijo Jesús el mundo será salvado y la especie humana prevalecerá a través del caos. Tal vez los elegidos sean mujeres y por mero machismo se escribió “elegidos”, en lugar de “elegidas”.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

 

- US -