Zumby Pixel

El dinero como meta y fin

También en otra ocasión que les transcribí toda una gama de frases célebres estuvo esta: "Equilibra tus necesidades a tu riqueza y no serás pobre ni rico, sino simplemente afortunado"...

Publicado 28 julio 2017 el 28 de Julio de 2017

por

Lic. Guillermo Ingram

En el poema o relatoría del magnífico escritor francés Víctor Hugo titulado “Te deseo” y que en una ocasión se los transcribiera, entre todos los “deseos” buenos que proporciona, hay uno que dice: “Te deseo, además, que tengas dinero, / Porque es necesario ser práctico, / Y que por lo menos una vez / por año, pongas algo de ese / dinero sobre la mesa, sólo para que / quede claro quién es el dueño de quién”. También en otra ocasión que les transcribí toda una gama de frases célebres estuvo esta: “Equilibra tus necesidades a tu riqueza y no serás pobre ni rico, sino simplemente afortunado” (Chilón de Lacedemonia –no es albur-, fue uno de los Sabios Griegos y lo expuesto lo dijo en el siglo IV antes de Cristo, o sea, desde entonces ya se cocían habas).

CLARO QUE DEBE TENER GRANDES VALORES, PERO EL QUE DESTACAN ES EL DEL BILLETE

Todo este proemio en función a que el otro día, como si se hubiesen puesto de acuerdo algunos “contactos”, me enviaron casi simultáneamente correos sobre la vida de la periodista y entrevistadora afroamericana Oprah Winfrey, en donde se hace una narrativa de lo tremendo que fue su infancia, adolescencia y temprana juventud, que poco faltó para que incluyeran que la había orinado un perro, al parecer fue producto de un embarazo no deseado, la mamá terminó por dejarla en calidad de abandonada con la abuela, aún niña fue violada por un primo, el cual para que no dijera nada le compró un helado después de tan espantosos hechos. Ella comenzó a fantasear con entrevistar a los animales que veía en la casa de la abuela, finalmente terminó embarazada muy jovencita, el producto no sobrevivió al parto y ella ya no quedó en condiciones de poder concebir más hijos, pasó por un colegio de adolescentes con afectaciones de conducta (¡Pa’su mecha! ¿Quién no, con esos antecedentes?), finalmente se pudo abrir paso en la vida realizando estudios y preparándose para finalmente convertirse en la gran entrevistadora televisiva que ahora es. Llevó a cabo inversiones afortunadas y ahora a sus sesenta y tres años de edad es una de las mujeres más opulentas de los Estados Unidos. Y resaltan su fortuna calculada ¡3 mil millones de dólares!

DEBIERON RESALTAR LOS VALORES DE DESAPEGO PARA FAVORECER A OTROS

No estaría mal la relatoría de esta señora si en lugar de resaltar como algo excepcional la acumulación de tanta riqueza material, se hablara primero de los tremendos valores humanos de los que fuera poseedora esta extraordinaria mujer, pues según esto hace infinidad de acciones de carácter filantrópico y social en favor de niñas que están en condiciones de calle como ella llegó a estarlo. Pero lo recién mencionado lo dejan como algo secundario, que obviamente viene de la enorme fortuna que posee la señora afroamericana. Por lo que no me cabe la menor duda, quienes lean la biografía sintetizada de esta persona la inmediata reacción es ver la forma de cómo hacerse del billete. Y como dice Víctor Hugo y el mismo Chilón, todo debe de estar en función a ser el dueño del billete, no que el billete sea el dueño de nosotros, porque entonces ahí es cuando viene la avaricia, que además de ser un pecado capital termina con el buen sentido de la vida de quienes llegan a padecerla.

Desafortunadamente ese es el enfoque que le damos en el presente al triunfo y al avance personal o individual ¡A la acumulación de riqueza material! Y eso es exactamente por qué nos está llevando la “tía de las muchachas” a la humanidad entera, incluyendo lamentablemente en esta reacción tan materialista al resto de la creación.

EL DESAPEGO FORTALECE EL ESPÍRITU

Volviendo al gran Víctor Hugo, en “Te deseo” también dice: “Te deseo que descubras, / con urgencia máxima, por encima / y a pesar de todo, que existen, / y que te rodean, seres oprimidos, / tratados con injusticia y personas infelices”.

O sea, el autor de “Los Miserables” y “Notre Dam” indica ayudar a los oprimidos, tratados con injusticia e infelices, pero, en tanto tengamos el dinero como fin y meta, seremos avariciosos y caeremos en lo dicho por otro pensador francés, Honoré de Balzac: “Detrás de toda fortuna hay un crimen”. ¡Aguas!

LA CLAVE ES CERO APEGOS

Es más, la parte esa del Sermón de la Montaña que dice: “Bienaventurados los pobres de espíritu” se refiere a los que aun poseyendo enormes fortunas, son dueños de tales capitales (no los capitales dueños de ellos) y ayudan sin interés malsano alguno a esos seres oprimidos, tratados con injusticia e infelices que… son nada más y nada menos ¡El prójimo!
Como tal hiciera en la práctica Jean Valjean, personaje central de “Los Miserables”.

http://losbuensodias.blogspot.com
correo:[email protected]

 

- US -