Zumby Pixel

El derrumbe de los árboles otra plaga que debemos detener

Sin tener efecto alguno en materia ambiental y ecológica está diezmando nuestras áreas verdes en todo el territorio nacional.

Publicado 27 julio 2017 el 27 de Julio de 2017

por

Lic. Guillermo Ingram

Miren, ando un tanto ecológico, pero es que por un lado estamos en la demagogia y en la utopía de ayudar a recuperar el planeta, no obstante en los hechos se está haciendo todo lo contrario y es una devastación espantosa la que está sucediendo con nuestros bosques y selvas, pulmones auténticos de la renovación del aire que diariamente respiramos todos los seres vivos en la superficie terráquea, pero, el discurso, los “heroísmos” y el “caiga quien caiga” sin tener efecto alguno en materia ambiental y ecológica está diezmando nuestras áreas verdes en todo el territorio nacional.

TODA LA SIERRA LUCE “RASURADA”, SIN ÁRBOLES EN GRANDES EXTENSIONES

Si alguna vez van de Xalapa a Banderilla, al pasar por el puente que está apenas cruzando el Palacio Legislativo, miren hacia su derecha y al frente, van a ver toda la serranía visible absolutamente “rasurada”, ya casi no hay árboles a lontananza, lo cual es la gran debacle de la toda la serranía mexicana, pues tampoco es exclusivo de nuestra entidad este problema que tiene hondas raíces en el tiempo y en el sistema de corrupción como se ha manejado y viene manejando el campo mexicano.

RUMBO A NAOLINCO POCO FALTA PARA QUE ESO TERMINE EN ERIAL

Por ejemplo, un amigo tiene una propiedad rumbo a Naolinco y el otro día me mostraba como se está acabando con un pequeña zona boscosa que rodea su propiedad, se trata de ejidos, pero, el señor comisariado ejidal está dispuesto a firmar todo lo que le soliciten mediante los acuerdo que todos sabemos cómo se dan en nuestro país, todo es cuestión de decir que en tal ejido hay uno, dos o tres árboles ya muertos, el comisariado extiende los permisos correspondiente y el árbol es derribado y convertido en leña, la cual ¡Vende!, pero, me explicaba mi amigo que los supuestos árboles “muertos”, han sido muertos por la mano del hombre o mejor dicho, por el señor que los comercializa en calidad de leña, pues me dice, mueren con las hojas adheridas al enramado, cuando que cuando un árbol está muriendo, lo que primero comienza a perder son las hojas. Y si mi amigo me mostró un ejemplar de árbol con hojas muertas que estaban derribando de la zona boscosa en mención y uno que está en su propiedad, que cumplió con su ciclo de vida, pero él se niega a derrumbarlo y este último ejemplar no posee hoja alguna. Mi amigo sospecha algún químico se les echa a los árboles que los quieren “morir” y con tal acción ¡Se mueren! Pero el comisariado ejidal jamás se aparece a dar verificativo de la muerte del árbol, él firma y sella y se acabó.

LOS “INCENDIOS” FORESTALES “FORTUITOS”

Otro ejemplo me decía mi amigo es un pequeño bosque que estaba (ya lo talaron) en un sitio que llaman “Mal País”, pues se trata de suelo de roca de lava y ahí crecían muchos pinos, buen día ¡Se incendió el pequeño bosque de pinos! Y el dueño, no obstante los pinos no habían quedado “muertos” iban a resurgir ¡Fueron talados! Las bases de los troncos se ven verdes. Y un poco más allá, que es ejido, un buen día llegó un equipo de taladores a los que les habían vendido los demás pinos y casi terminan con la foresta, pero lo vecinos cercanos al lugar protestaron y el comisariado ejidal, ante la protesta reculó y ahora hay uno que otro pino desperdigado que se logró salvar de la tala, pero, están amenazados por algún incendio “fortuito”.

EJIDATARIOS Y PROPIETARIOS NO LES INTERESA LA ECOLOGÍA, LES INTERESA EL BILLETE

Es realmente espantoso que el mundo se esté dañando por estas prácticas tan malsanas y las personas encargadas del cuidado y preservación de los árboles no hagan nada, salvo autorizar más derribos de árboles. Urge entonces llevar a cabo acciones efectivas en contra del envenenamiento de estos elementos del reino vegetal que tanto beneficio traen a los seres vivos, no sólo limpiando el aire, dando sombra, haciendo que el agua en el manto freático se mantenga y claro, cuando alguno muera, verificar sea por muerte natural y no por muerte provocada. Pues de lo contrario, nuestro querido México quedará como un erial, que para poder conocer los árboles las futuras generaciones tendrán que hacerse de un póster con fotografía de bosque y pegarlo a la pared de su recámara.

LOS HUMANOS SOMOS LA AUTÉNTICA PLAGA DEL ENTORNO ECOLÓGICO

Algo tenemos que hacer para preservar nuestros bosques y selvas de la depredación del hombre mismo, que en sí es la “plaga” que está destruyendo en forma sistemática, pronta y efectiva estos grandes recursos naturales.

http://losbuenosdiasblogspot.com
correo:[email protected]

 

US - US -