Zumby Pixel

Tendencia mundial: trabajar hasta el agotamiento

Pero su existencia violaría teóricamente la segunda ley de la termodinámica, por lo que se considera un objeto imposible. Y si una máquina no puede, el hombre menos.

Publicado 26 julio 2017 el 26 de Julio de 2017

por

En EEUU (tan precavidos y honestos), jubilarse ya no es opción

Dr. Armando Rojano Uscanga

El hombre siempre ha soñado en la máquina de movimiento perpetuo, un aparato hipotético, capaz de continuar funcionando eternamente, después de un impulso inicial, sin necesidad de energía externa adicional, basado en la idea de la conservación de la energía. Pero su existencia violaría teóricamente la segunda ley de la termodinámica, por lo que se considera un objeto imposible. Y si una máquina no puede, el hombre menos.

Por eso hay que buscar soluciones viables a la vida laboral del hombre y redistribuir el trabajo, para que paulatinamente pueda empezar a descansar. Hasta hace poco, al llegar a los 65 años se cumplía una etapa de la vida y empezaba otra: la jubilación. Pero ahora, hasta en Estados Unidos, tan precavidos y honestos, el 20% de las personas mayores de 65 siguen trabajando, el nivel más alto en al menos 5 décadas. Millones de estadounidenses mayores de 65 trabajan a tiempo completo o parcial. El 20% de los norteamericanos, la tasa más alta desde 1962, que deberían estar disfrutando de su retiro siguen contribuyendo y produciendo.

Y las previsiones para el año 2021 no hacen sino enturbiar un panorama, según la Oficina de Estadísticas Laborales de EEUU, el 32% de los mayores de 65 seguirán trabajando para entonces. Con menos pensiones y un ahorro de jubilación insuficiente, retirarse a los 65 años no será posible para muchos ciudadanos, pues a los que su trabajo no concede un plan de jubilación asociado no ahorran; y solo el 5% abre un plan de jubilación individual.

En EEUU, hay más trabajadores mayores de 55 años en activo que los que están comprendidos en el rango de entre los 16 y 24 años. Una brecha que se amplía con el paso de los años. Pero, optimista, la American Association of Retired Persons (AARP), asegura que uno de cada 5 mayores de 65 que trabaja es porque quiere, porque disfruta con lo que hace, y no tanto por necesidad.

“El trabajo es una salida social, se sienten productivos, así que hay una buena razón para que la gente realmente quiera permanecer en el lugar de trabajo por más tiempo. Porque en realidad vivimos más tiempo y qué mejor manera de permanecer comprometidos con la sociedad que en el lugar de trabajo”.

 

- US -