Zumby Pixel

Las repercusiones de los aranceles al acero de Trump

Pero no basta con la voluntad presidencial. Una opción viable es la invocación de la Sección 232 de la Ley de Expansión de Comercio de 1962, que permitiría a Trump justificar la imposición de tarifas a las importaciones aludiendo un asunto de seguridad nacional.

Publicado 18 julio 2017 el 18 de Julio de 2017

por

La UE respondería con tasas al sector agrícola estadounidense

Dr. Armando Rojano Uscanga

El presidente de EEUU, Donald Trump, insiste en que el acero es un gran problema para su país, que están haciendo dumping con el metal, y no solo China sino también otros países, destruyendo su industria, que llevan haciéndolo durante décadas y va a pararlo, mediante la imposición de cuotas y aranceles a los exportadores extranjeros.

Pero no basta con la voluntad presidencial. Una opción viable es la invocación de la Sección 232 de la Ley de Expansión de Comercio de 1962, que permitiría a Trump justificar la imposición de tarifas a las importaciones aludiendo un asunto de seguridad nacional. Pero el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ya avisó durante la celebración de la Cumbre del G20 que la eurozona “está preparada para tomar las armas si fuera necesario”.

El contraataque incluiría aranceles sobre productos agrícolas procedentes de EEUU, como el zumo de naranja, el whisky o productos lácteos, entre otros.

Es cierto que los productores extranjeros de acero han ganado cuota de mercado en el mercado de acero estadounidense desde el cambio de siglo, pero más del 70% del mercado es suministrado por productores nacionales. Las importaciones de China pasaron de los 400 millones de dólares en 2002 a los 8.000 millones de dólares en 2008, llegando al 16% del mercado estadounidense. Pero esas cifras se desplomaron durante la recesión de 2009, y en 2016 solo supuso un 3% de los productores extranjeros de acero en EEUU, con Canadá liderando la lista, con alrededor de 4.000 millones de dólares, seguido por Corea del Sur, Brasil, México y Japón.

Un arancel sobre el acero producido en el extranjero elevaría el precio para los compradores estadounidenses.  Si el arancel se limita solo a China, su efecto sobre la industria siderúrgica en general no tendrá un impacto profundo por la pequeña participación del país en el mercado estadounidense. Sin embargo, una tarifa aplicada a todos los productores tendría consecuencias más importantes. Con cerca del 30% del mercado experimentando alza de precios, los productores estadounidenses de acero podrían también elevar los precios.

 

- US -