Zumby Pixel

Francia, a la vanguardia de la innovación política

En reciprocidad, como debe ser, a pocos días de asumido el mandato, el Plan Macron comienza a dar resultados y ante los diputados, el primer ministro francés, Édouard Philippe, pidió ayuda para “desintoxicar” Francia de la “adicción” al dispendio público

Publicado 05 julio 2017 el 05 de Julio de 2017

por

El “Plan Macron” está funcionando

Dr. Armando Rojano Uscanga

Nadie puede decir que los ciudadanos franceses sean unos ignorantes en cuestiones políticas, cuando vivieron una de las revoluciones más auténticas de la historia de la humanidad, por eso no debe sorprendernos que hayan elegido a Emmanuel Macron, un Presidente joven y sin partido político que lo respaldará, y hayan ratificado su voto, dándole mayoría a sus seguidores en las Cámaras conformadas por 348 Senadores y 577 Diputados.

En reciprocidad, como debe ser, a pocos días de asumido el mandato, el Plan Macron comienza a dar resultados y ante los diputados, el primer ministro francés, Édouard Philippe, pidió ayuda para “desintoxicar” Francia de la “adicción” al dispendio público, y que aceptaran un programa de reformas liberales para relanzar el país tras años de estancamiento. Entre una batería de medidas para los próximos cinco años, Philippe anunció rebajas fiscales y un recorte del gasto que se verá compensada por inversiones millonarias en los sectores tecnológico y medioambiental.

El déficit supera en Francia desde hace una década el límite europeo fijado 3% del PIB. La deuda pública se acerca al 100% del PIB, un nivel insoportable que la pone merced de los mercados financieros. Philippe comparó Francia con Alemania. Si Alemania, explicó, ingresa cien al año y gasta 98, Francia ingresa 117 y gasta 125. Es decir, además de recaudar más impuestos, gasta más.

El plan para “desintoxicar” a Francia contempla una rebaja de la presión fiscal en un punto porcentual de ahora a 2022, cuando termine el primer mandato de Macron. El impuesto de sociedades, por ejemplo, se rebajará de un 33,3% a un 25%. En paralelo, el nuevo Gobierno francés quiere recortar el gasto público en tres puntos, congelando el gasto que suponen los salarios de los funcionarios: una cuarta parte del gasto público. En su programa electoral, Macron prometió reducir en 120.000 el número de funcionarios.

También prometió una reforma laboral sin precedente, que abatiría el desempleo que roza el 10%.

 

- US -