Zumby Pixel

Fin a las huelgas salvajes en Alemania

La denominada Tarifeinheitsgesetz (Ley de Negociación Unitaria), redactada por el Ministerio de Trabajo, durante esta última legislatura de gran coalición en manos del Partido Socialdemócrata...

Publicado 13 julio 2017 el 13 de Julio de 2017

por

Afectaban servicios públicos indispensables

Dr. Armando Rojano Uscanga

En apoyo a la reforma aprobada por el gobierno de Angela Merkel, el Tribunal Constitucional alemán ha emitido una sentencia que acota las huelgas salvajes de los trabajadores de sectores de servicios públicos como pilotos, médicos o maquinistas de trenes, rechazando las demandas presentadas por varios sindicatos que consideraban un recorte al derecho a la huelga, que ampara la Constitución.

La denominada Tarifeinheitsgesetz (Ley de Negociación Unitaria), redactada por el Ministerio de Trabajo, durante esta última legislatura de gran coalición en manos del Partido Socialdemócrata, es una de las disposiciones más controvertidas de los últimos años y establece, por ejemplo, que en las futuras negociaciones de tarifas salariales y cuando no haya acuerdo total entre los diversos sindicatos, la empresa estará obligada a llegar a acuerdos solamente con los dos sindicatos con más miembros en la plantilla. Los sindicatos más débiles pueden sumarse al acuerdo con firmas posteriores. El gobierno trata de esta manera de evitar la competencia de los sindicatos entre sí, añadiendo exigencias cada vez mayores.

En el invierno pasado, los pilotos de Lufthansa del sindicato Vereinigung Cockpit (VC) dejaron en tierra a más de medio millón de pasajeros, creando caos aéreo en toda Europa y causando a la compañía daños por más mil millones de euros, exigiendo aumentos salariales del 22% frente al 4,4% que ofrecía la empresa. El sindicato de servicios públicos Verdi puso en huelga a controladores aéreos y funcionarios de la Administración, paralizando a Alemania.

La ministra de Trabajo, Andrea Nahles, ha defendido que esta ley “preserva la unidad de negociación y fortalece la solidaridad y la función de los sindicatos”, además de asegurar que “beneficiará al conjunto de los trabajadores”. Pero el sindicato de profesores y trabajadores del sector educativo (GEW), el de maquinistas (GDL), el anarco-sindicalista (FAU), así como grupos de la izquierda sindical se han opuesto a la reforma. El proyecto legal inicial fue elaborado ya en 2011 por la federación empresarial (BDA) y el DGB pero posteriormente fue dejado atrás a la espera de una constelación de opinión pública más favorable, que han propiciado sin duda las últimas “huelgas salvajes”, como las llaman los periódicos alemanes.

 

- US -