Zumby Pixel

Curar labio y paladar hendido no solo depende de cirugías

A los tres meses de vida del paciente, se realiza una ortopedia prequirurgíca, ayudando a disminuir la fisura bucal para que la posterior intervención resulte menos compleja.

Publicado 24 julio 2017 el 24 de Julio de 2017

por

Agencias / EL DICTAMEN

El tratamiento de la enfermedad de labio y paladar hendido (LPH) evolucionó de una intervención quirúrgica a un seguimiento “integral” que abarca desde el proceso de gestación hasta los 18 años, cuando finaliza el desarrollo facial, indicó la especialista Mónica Domínguez.

En el Día Nacional del LPH, Domínguez, directora en México de la fundación Smile Train, afirmó que la enfermedad va mucho más allá de una “circunstancia estética”, y que se debe “brindar atención de manera constante, permanente, completa e incluyendo todas las áreas que se necesitan”.

La enfermedad afecta a la respiración, la nutrición, el habla, el desarrollo facial y el crecimiento de los que la padecen, contó la experta. Una atención desde el nacimiento resulta esencial para esta integración, contó Domínguez. Previamente, a las embarazadas de un bebé con LPH se les aporta información para que sepa cómo alimentar al recién nacido.

A los tres meses de vida del paciente, se realiza una ortopedia prequirurgíca, ayudando a disminuir la fisura bucal para que la posterior intervención resulte menos compleja.

Después, a los 12 meses, viene la primera cirugía, en el paladar, relató la directora. Para finalizar, entre los 8 y los 12 años se realiza un injerto óseo a partir de hueso extraído de la cadera del paciente.

En algunos pacientes, se lleva a cabo una rinoplastia para finalizar el tratamiento.

El costo promedio de una cirugía oscila entre los 30 mil y 40 mil pesos.

No existen causas específicas que hagan aparecer el labio y paladar hendido, si no que aplican factores diversos como el uso de drogas en el embarazo o cuestiones genéticas.

 

- US -