Zumby Pixel

La Protección de la Vaquita Marina es Apenas el Principio de Evitar su Extinción

Y no se debe de cantar victoria porque esto es apenas el inicio de toda una serie de medidas de protección para este mamífero marino...

Publicado 07 julio 2017 el 07 de Julio de 2017

por

Se han soltado las campanas al vuelo por la prohibición que se hiciera para el uso de las redes de enmalle, consideradas el mayor riesgo para el cetáceo llamado “Vaquita de mar” y que vive en el alto Golfo de California y que de acuerdo con expertos quedan aproximadamente treinta ejemplares. Y no se debe de cantar victoria porque esto es apenas el inicio de toda una serie de medidas de protección para este mamífero marino, así como otros de la zona, que si bien no se encuentran al borde de la extinción, bien es cierto que están encaminadas hacia este sitio. Por lo que antes de que personas de renombre internacional, como el artista norteamericano Leonardo DiCarpio intervengan personalmente para la protección de determinados ejemplares, ya bien de la fauna marina o terrestre, si se cuenta ya con las estadísticas de los pocos ejemplares que existen de otro tipo de especies y siguen siendo cazados sin contemplación alguna, algo hay que hacer al respecto antes de que tan valiosos especímenes alcancen la calidad de vías en extinción o de plano vayan a formar parte de la abultada lista de especies que en los últimos años se ha dejado de saber de su existencia en virtud a la despiadada cacería de que fueron causa hasta llegar a su desaparición.

Y no sólo en el Golfo de California, sino en todos los mares del mundo la caza intensiva de todo tipo de ejemplares de la fauna marina está dejando desastrosos resultados para la sobrevivencia de los mismos, pero, no seamos tan exigentes, pues cada país tiene el deber de proteger sus litorales y las especies que en ellos habitan, pero en lo que respecta a los mares mexicanos, si debe de llevarse a cabo una debida salvaguarda de las mismas a fin de evitar su sobreexplotación hasta eliminarlas de las costas mismas o como en el caso de la “Vaquita marina”, que el Alto Golfo de California es su único hábitat, se les debió proteger desde que se comenzaron a dar las voces de alarma. Y prohibir de manera permanente el uso de artefactos de pesca que pongan en peligro no sólo a determinadas especies ahora en vías de extinción, sino a toda la fauna marina, pues ese tipo de redes, como otros que prevalecen, en ellas mueren, no sólo son atrapadas las especies que buscan los pescadores, sino también tiburones, delfines, tortugas, etc., que los primeros necesitan de movilidad para lograr llevar oxígeno al organismo, como los otros subir a la superficie a respirarlo, por lo que una vez atrapados en las redes sufren una muerte cruenta por ahogamiento, para que una vez recogidas las redes y al no serles necesarias estas especies a los pescadores sean arrojadas de nuevo al mar pero ahora en calidad de alimento para el resto de los peces.

Por lo anterior, se deben de reforzar las normatividades a fin de evitar el sacrificio inútil de especies marinas, así como la destrucción de hábitats y la de exponer a las especies al peligro de la extinción.

 

- US -