Zumby Pixel

Inmigración Ilegal, Cruenta Muestra del Capitalismo Salvaje

¿Cuántas personas internadas de manera ilegal a territorio norteamericano debiendo caminar esta mercancía humana a pie ...?

Publicado 26 julio 2017 el 26 de Julio de 2017

por

Los terribles y por demás lamentables sucesos acaecidos hace unos días en el estado norteamericano de Texas, en donde en un remolque de tráiler fueran encontrados noventa personas que incluía a niños, todas hacinadas, de las cuales diez ya habían muerto por las condiciones infrahumanas en que eran transportadas pues tal vehículo carecía de las más mínimas condiciones para el uso de seres vivos por no tener el más elemental sistema de ventilación, debiéndose turnar los pasajeros en unos agujeros para ir respirando el poco aire que por ahí entraba, todos ellos formaban parte de un grupo internado a territorio estadounidense de manera ilegal.

Este hecho es apenas una pequeña muestra del muy lucrativo, cuanto por demás inhumano e ilegal negocio que representa la trata de inmigrantes ilegales. Y decimos pequeña muestra en virtud de que la tragedia fue mostrada por cuestiones fortuitas y por haber sucedido en una zona densamente poblada, pero ¿Cuántas personas internadas de manera ilegal a territorio norteamericano debiendo caminar esta mercancía humana a pie a través de grandes extensiones desérticas y llenas de peligros de todo tipo es incluso abandonada o asesinada, cuando no sujeta a todo tipo de abusos por parte de los criminales que los transportan o guían a destinos inciertos y que al no llegar son abandonados a su suerte y quedan olvidados en la inmensidad del desierto y a merced de toda la fauna salvaje que ahí habita o incluso enterradas para en su momento no dejar huella ni rastro de las atrocidades cometidas en contra de estos seres humanos que vienen a ser una versión moderna de un sistema de esclavitud a ultranza.

Estas acciones inhumanas son una muestra de lo que sucede cuando se deja de ver el lado humano de las personas, cuando se deja de valorar la vida y se da paso a una comercialización salvaje al privilegiar las utilidades en contra de la vida del ser humano, que es tratado incluso peor que las bestias destinadas al matadero.

La condición para una mejor calidad de vida para el ser humano en general debe de ser siempre y en todo tiempo la alternativa prioritaria en cualquier acuerdo o negociación de toda índole, no es el materialismo a ultranza el que debe prevalecer, pues de lo contrario la humanidad se estará degradando en forma vil y de nada entonces habrán servido los siglos de lucha del mismo género humano por obtener las condiciones necesarias para su progreso como individuo y colectividad. Pues se estaría regresando el reloj de la historia hasta los límites mismos en donde el sacrificio físico de seres humanos para la diversión y distracción de una minoría sibarita y ahíta de placeres y excesos era el objetivo primordial de las transacciones comerciales de los dirigentes de aquellos conglomerados que bajo ninguna circunstancia se les puede llamar civilización, pues este último concepto no se le puede adjudicar a entes dedicados a la explotación a ultranza de sus semejantes sometidos a condiciones de vida más allá de la miseria en aras del avance de un capitalismo salvaje y a todas luces depredador.

 

US - US -