Zumby Pixel

Palaperos abusan en precios a turistas

El empresario del sector gastronómico José Madrigal Avalos llamó a la conciencia de los propietarios de palapas instaladas en el área de influencia de Villa del Mar, para frenar la comisión de abusos en el cobro de platillos, equivalentes al triple de lo comercializado en el Centro Histórico de la Ciudad.

Publicado 25 julio 2017 el 25 de Julio de 2017

por

*Alejan a vacacionistas, faltan operativos de personal de Profeco: Empresario

Mario Vazquez Sandoval / El Dictamen
El empresario del sector gastronómico José Madrigal Avalos llamó a la conciencia de los propietarios de palapas instaladas en el área de influencia de Villa del Mar, para frenar la comisión de abusos en el cobro de platillos, equivalentes al triple de lo comercializado en el Centro Histórico de la Ciudad. Extiende la recomendación a funcionarios de la Procuraduría Federal de Defensa del Consumidor a ejecutar operativos de supervisión y sancionar los casos donde son evidentes los montos desproporcionados, causa del malestar de vacacionistas, cuya mala impresión propicia el retiro de nuestro destino y una difusión negativa que alcanza al destino turístico en general.

Nadie justifica, por ejemplo, señaló el restaurantero, la exigencia de pago de $ 350.00 por una mojarra, cuando en el primer cuadro, la misma talla, mejor calidad y preparación, la ofertan a razón de $ 120.00. En ese tenor siguen los precios, caguama a $ 99.00, cocktel de camarón chico $ 150.00. Una cadena de irregularidades extremosas que urge parar de parte de la autoridad Profeco. De continuar conducta de esta naturaleza estarán propiciando la muerte de la “gallina de los huevos de oro”.

Aunado al costo de los platillos tradicionales del solar jarocho, explicó en su queja Madrigal Avalos, la protesta de comensales interesados en disfrutar del ambiente de playa, reportan imposición de $ 150.00 por ocupar una mesa, de requerir sillas adicionales, agregan $ 15.00 por cada una. Por si no fuera suficiente la cadena de anomalías, los franeleros exigen también $ 50.00 por permitir el estacionamiento en la vía pública. Este sí, toma forma de cocktel; pero perverso.

Recuerda el autor de la declaración, en lo general opera el principio de la oferta y la demanda, liberación de precios; sin embargo, cuando existe gente con mentalidad fuera de toda medida, se justifica la intervención de servidores públicos, en este caso de la Profeco.

Un par de años atrás, el delegado en turno activó operativos para corregir los excesos, funcionaron bien, falta la repetición, poner a trabajar a los actuales representantes del gobierno federal, le harán bien a la imagen de Veracruz, como destino turístico competitivo, hospitalario y justo.

 

US - US -