Zumby Pixel

Conoce la historia de la “trieja”, la unión marital legal de tres hombres en Colombia

Deseamos conformar un régimen económico cuya base es la relación de trieja que tenemos actualmente

Publicado 15 junio 2017 el 15 de Junio de 2017

por

En 2012 ya éramos cuatro. O sea, yo tenía tres maridos.

Por el ventanal, desde donde se ve el centro de Medellín y la caída de la montaña oriental con sus casas adoquinadas, el edificio Coltejer, el metro, el río y el aeropuerto, entra la luz lechosa de la tarde de domingo. La sala es espaciosa con muebles de diferentes estilos dispuestos para ver el interior: la cocina abierta, los arbustos que crecen salvajes en el patio y los cuadros.

Los cuadros son así: un cartel que dice para ser muy hombre hay que ser muy gay; la fotografía de un bebé sobre una mano y la frase retórica: ¿Y si mañana te diría que es gay le dejarías de querer? (sic); el dibujo de un ángel y un demonio que se besan; el dibujo de dos hombres con músculos plenos que tienen sexo en la puerta de un carro; una imagen de sexo oral entre dos hombres; San Sebastián -sexuado como en todas las pinturas- con sus dos flechas, una en el pecho, otra en el costado. En la radio termina una canción de Ricardo Arjona y empieza una del grupo mexicano RBD.

Deseamos conformar un régimen económico cuya base es la relación de trieja que tenemos actualmente

Documento legal

En la casa del barrio Robledo de Medellín viven Manuel Bermúdez, que no dice cuántos años tiene porque “ni a una mujer ni a una marica se le pregunta la edad”, pero debe estar entre los cuarenta y los cincuenta; Alejandro Rodríguez, que según las cuentas y las edades de sus amores está por los treinta y seis, y Víctor Hugo Prada que es el más joven: veintidós años. Hasta hace dos años eran cuatro, pero Alex Esnéider Zabala murió de cáncer en el estómago; cuando visitó al médico para que le atendieran los cólicos que se le sobrevenían cada tanto le dijeron que tenía tres meses de vida, y así fue: tres meses, ni un día más, ni un día menos.

En la sala están sentados Alejandro y Víctor, hablan de los ausentes: Manuel, que permanece en el tercer del piso de la casa, en la habitación matrimonial. Y del otro ausente, el que ya no vuelve.

—Manuel encarreta con el cuento, con el discurso. Esnéider encantaba, era mi prototipo de hombre, cuando yo lo conocí vi que era una cosa divina, me encantaba —dice Víctor.

Y como si lo estuvieran invocando, bajando las escaleras aparece Manuel, el pelo al rape, una camisa roja, un bluyín. Manuel es el artífice. El inicio de todas las cosas.

El sábado tres de junio Víctor dejó en la notaria sexta de Medellín una escritura pública que decía en letras mayúsculas sostenidas: Constitución de régimen patrimonio especial de trieja. La palabra es inventada, muy nueva y se explica así: las parejas son de dos, las triejas son de tres.

El documento, que recibieron con la firma de notario el jueves 8 de junio, tiene su corazón en el segundo punto de fundamento para la constitución social:

“Deseamos conformar un régimen económico cuya base es la relación de trieja que tenemos actualmente, ya que de no serlo no lo estaríamos llevando a cabo y que en todo caso varias personas pueden asociarse indistintamente de su condición de color, sexo, raza, creencia religiosa, etnia e incluso puede una de ellas ser comerciante y la otra no, asunto que no está prohibido por las legislaciones internacionales, ni la ley en Colombia”, punto. Resumiendo, están casados. Amén.

En diciembre de 1999 el mundo se iba a acabar. Alejandro tenía dieciocho años, estudiaba alguna tecnología en el Instituto Tecnológico Metropolitano, era metalero de pelo largo, botas y camiseta negra y sabía que le gustaban los hombres porque nunca tuvo novia ni quiso ni le interesó.

Una amiga lo invitó a una fiesta en una casa del barrio Santander, ahí conoció a Manuel, que a esa hora de la noche ya estaba un poco intoxicado de aguardiente.

Alejandro fue directo: “A mí me gustan los hombres pero nunca tuve nada con ninguno y esta noche quiero tener sexo con vos, nada más”. Manuel ya era un hombre con su experiencia, sexo muy prematuro, terminaba la segunda carrera en la Universidad de Antioquia, “había vivido mucho”.

—Pero yo me sentía mal porque él tenía muy poquita experiencia y yo mucha, y él no había estado con nadie —dice Manuel y Víctor lo besa como hechizado y al frente, sentado en un sofá rosado, Alejandro escucha una vez más la revisión de su historia de amor.

—Nos tocó entender que no éramos una pareja de tres, por decir algo, sino que éramos tres parejas: Alejandro y yo, Alex y yo, Alejandro y Alex —dice con desparpajo Manuel.

En esta pieza, pero en 2012, estaba pasando la noche Alejandro y sabía que en el primero piso estaban Manuel y Alex ejerciendo su matrimonio tripartito con alegría promiscua: tenían sexo con alguien más que él no conocía, Víctor.

—Era una noche de aventura, no más. Después conocí a Alejandro, pero él es muy serio, antes habían estado con otros hombres, pero él no los aceptaba, así que no podían entrar de manera formal a la relación, esos hombres eran amantes, aventuras —dice Víctor, para terminar diciendo que días después Alejandro le pidió que fueran novios, que era como decir vení, seamos cuatro, que si hay para tres, hay para cuatro.

—En 2012 ya éramos cuatro. O sea, yo tenía tres maridos —dice Manuel

FUENTE: bbcmundo bajo la siguiente leyenda *Este artículo fue publicado originalmente en la revista Semana el 11 de junio de 2017. BBC Mundo lo reproduce con su amable autorización.

- US -