Zumby Pixel

Obligados a Ganar y Golear. México enfrenta a Nueva Zelanda

De Portugal a Nueva Zelanda, el Tri vivirá gran contraste. Si México quiere estar en semifinales de Rusia 2017, la victoria ante los All-Whites es obligatoria este miércoles.

Publicado 20 junio 2017 el 20 de Junio de 2017

por


Rusia/Agencias

De la selección portuguesa de Cristiano Ronaldo, campeón de la Euro y estilo “latino”, a la Nueva Zelanda de aspiración “británica” que nunca ha ganado un partido en torneos FIFA y acumula 10 juegos sin ganar en Confederaciones, sin anotar en los últimos de esos cinco.

Así será el contraste para el Tricolor en su segundo juego de Copa Confederaciones, en el que corre el riesgo de la tradicional relajación. Agrandado contra las potencias, el cuadro azteca suele sufrir contra los equipos menores que se le encierran.

Si contra Portugal la victoria no era obligación, frente a los oceánicos vaya que lo es. Este partido podrá definir el futuro del equipo en la competencia, pues no solo valdrían los tres puntos sino la cantidad de goles con la que pueda conseguir el triunfo.

Lo positivo será que a la hora del juego la Selección Nacional ya habrá conocido el resultado entre Portugal y Rusia, a disputarse también este miércoles en Moscú a las 18:00 local, mientras que el del Tri será a las 21:00 (13:00 del centro de México).

La peor estrategia sería la de la relajación, a pesar de que el Tri tiene una marca casi perfecta frente a Nueva Zelanda (cinco triunfos y una derrota en 1980), a quien golearon dos veces en el repechaje hacia Brasil 2014 y vencieron 2-1, sin europeos, en octubre en amistoso.

“No podemos pensar o vender a la gente que ya está el rival más difícil y que ahora ya va a ser todo fácil. Si vamos pensando así, ya vamos perdiendo 1-0”, aseguró Andrés Guardado, quien podría perderse el juego contra Rusia en caso de ser amonestado luego de la amarilla que vio ante los lusos.

La clasificación FIFA también es reflejo de esos contrastes, ya que México está en la posición 17, mucho más cercano a la octava de Portugal y bastante lejos del lugar 95 de los Kiwis. De ese tamaño es la diferencia, tan grande como el imponente Estadio Fisht, sede de la inauguración de los Olímpicos de Invierno del 2014.

El estado de la cancha también podrá ser un factor, ya que apenas este lunes fue sede del Alemania vs. Australia, además de que la lluvia en Sochi ha sido casi incesante en las horas previas al encuentro.

- US -