Zumby Pixel

¡Hay varios días de la biblia!

No me voy a meter en camisa de once varas pretendiendo incluso presumirles de una elevada cultura bíblica ¡Para nada!, les puedo asegurar mi cultura bíblica es casi como el de la mayoría de los lectores medios, pues aquel que presuma de haber leído la Biblia al revés y al derecho, habría entonces sí que hacerle algún tipo de examen para ver que no ande predicando de pura lengua.

Publicado Hace 16 horas el 14 de Junio de 2017

por

Lic. Guillermo Ingram

Por pura casualidad leí el otro día que el doce de marzo es el “Día de la Biblia”, al tratar de hacer una virtual investigación al respecto me enteré de que hay varios “Días de la biblia”, por lo que mejor desistí de ver sobre el asunto por no quererme ver hecho pelotas. Pero, de lo que siempre he leído que este libro, la Biblia, cuyo significado viene de la palabra griega “biblíon”, que significa rollo, papiro o libro, así como de la expresión griega “ta biblía ta hágia”, que significa los libros sagrados, es el libro más vendido en todo el mundo desde que Gutenberg inventó la imprenta con tipos móviles y el primer libro impreso fue la Biblia y es el best seller hasta el día de hoy.

NO ME LAS DOY DE EXÉGETA

No me voy a meter en camisa de once varas pretendiendo incluso presumirles de una elevada cultura bíblica ¡Para nada!, les puedo asegurar mi cultura bíblica es casi como el de la mayoría de los lectores medios, pues aquel que presuma de haber leído la Biblia al revés y al derecho, habría entonces sí que hacerle algún tipo de examen para ver que no ande predicando de pura lengua. Por ejemplo, tenemos a los improvisados predicadores de la “palabra”, los cuales se aprenden como el cajoncito lo que sus superiores les enseñan para que hablen con la gente y la “conviertan”, pero resulta que en cuanto les comienza uno a cuestionar sobre datos bíblicos se dan unas patinadas excelsas y con lo que salen es que uno no es creyente y por eso cuestiona, o sea, no saben ni papa y quieren hacer prosélitos o más bien borregos partiendo de una enseñanza que ni ellos mismos logran entender.

LA COMENCÉ A LEER A PRODUCTO DE GALLINA A LOS 22 AÑOS

Le he platicado que cuando comencé a leer la Biblia (cuya lectura se me antojaba aburrida), fue cuando como a los 22 años empecé a leer “Los Miserables” del gran escritor y pensador francés, Víctor Hugo. Dicha novela (qué es uno de los mejores libros que he leído) lo remite a uno forzosamente a la consulta bíblica, por lo que tuve que comprarme mi Biblia (la cual, ya sin pastas, pero la conservo aún) y estar de un libro al otro para ir avanzando con firmeza en la rica lectura de la obra cumbre de Víctor Hugo. Fue así como comencé a aficionarme a la lectura de la Biblia, pero, Gracias a Dios sin apasionamiento alguno, fuera totalmente de todo “ismo”. Y, la he encontrado muy entretenida, sobre todo porque logro hacer mis propias interpretaciones y otras la realizo con la ayuda de otros libros. Hoy, claro, me apoyo en el Internet, que como les he venido diciendo siempre, es un excelente medio de consulta, pero ¡Debe uno saber qué  consultar!, porque de lo contrario no se sabría ni papa.

MUY INTERESANTE IR HACIENDO INVESTIGACIONES Y TENER A ALGUIEN COMO YO AL PADRE ARTURO PARA CONFIRMARLAS

Por ejemplo, en lo de los 40 años que anduvo “perdido” Moisés en el desierto, ya les he platicado es una treta para haber entrado a La Tierra Prometida con pura gente con mentalidad libre, no de esclavos, los que salieron esclavos de Egipto quedaron sepultados en esos 40 años de referencia. Y, por ejemplo, el Sermón de la Montaña de Jesús, que además de divino, posee una tremenda carga proselitista y política. Como también en ocasiones se puede ver cómo las traducciones que se han llevado a cabo durante más de dos mil años de la Biblia, incuestionablemente llevan a pensar de que mucho tiene de “interpretación” por parte de los traductores, como también vocablos que algunos personajes importantes en el momento de la traducción quisieron imponerle por cuestiones también políticas.

Cabe echarle un pequeño análisis a lo anterior porque, por varios siglos buena parte del Antiguo Testamento fue transmitido generacionalmente de manera verbal, pues durante las muchas guerras que libraron los hebreos en las cuales varias veces salieron perdedores y hasta capturados y hechos esclavos por siglos, lo que hubiesen escrito forzosamente se perdió.

AHÍ TODO EL MUNDO HA METIDO MANO

Y en el caso del Nuevo Testamento, peor tantito, pues ya ven que el cristianismo arrancó en los primeros tres siglos como un auténtico rosario de Amozoc ¡A punta de fregadazos! Y ahí está como Constantino I fue quien impuso la fórmula de la misa en el concilio de Nicea en el 325 de nuestra era.

Pero, incuestionablemente de que la lectura de la Biblia es muy, pero muy refrescante y sobre todo impulsora hacia la sabiduría. Por lo tanto, le recomiendo altamente este hábito, pero eso sí, lejos de todo “ismo” y van a ver que si la leerán con más interés.

htpp://losbuensodias.blogspot.com
correo:[email protected]

US - US -