Zumby Pixel

¿Tiene usted añoranza de aquel Veracruz de antaño?

Y el hotel fue visitado por lo más granado del mundo de la política, el espectáculo y la industria, ahí llegó a hospedarse María Félix, Agustín Lara, toreros de gran renombre y gente muy connotada.

Publicado 16 junio 2017 el 16 de Junio de 2017

por

Lic. Guillermo Ingram

Pero ¿Lo quiere usted disfrutar con las comodidades de la vida moderna? Bueno, pues dese usted una vuelta por el maravilloso hotel MOCAMBO. Que como en otras ocasiones les he contado, su actual propietario, el siempre caballeroso Don Fernando Bueno Lázaro lo rescató integralmente y además lo mantiene al día.

¡CONOCÍ ESA JOYA DE NUESTRO ESPLENDOROSO PASADO EN 1969!

Hablo con todos los elementos de juicio, pues tuve la oportunidad de conocer ese magnífico hotel en 1969, cuando ya comenzaba a ser una ruina, pero que sin duda alguna se veían las magnificencias con las que había sido proyectado en sus inicios, allá a finales de la década de los treinta por el renombrado arquitecto español Manuel Martí y posteriormente para la ampliación de la obra intervino de manera decidida el arquitecto Enrique Segarra, dejando una portentosa construcción que hablaba del gran impulso que estaba teniendo la industria turística en aquel entonces en todo el país y en tal proyecto estaba Veracruz y el sitio donde se construye el Hotel Mocambo, es uno de los más privilegiados de la zona, por su altura, que recibe la fresca briza del mar y además el panorama que desde ahí se domina es todo un privilegio de belleza. Y el hotel fue visitado por lo más granado del mundo de la política, el espectáculo y la industria, ahí llegó a hospedarse María Félix, Agustín Lara, toreros de gran renombre y gente muy connotada.

TODA UNA GALA EL HOTEL

Ahí en el Hotel Mocambo, se llevaron a cabo las mejores fiestas de gala hasta incluso la década de los setentas del siglo pasado, hubo incluso el “Baile de la Reina Del Carnaval”, que se celebraba tradicionalmente en las terrazas del hotel ¡Y qué glorias de este sitio!

¡ME FUI PERO REGRESÉ! EN SERIO, UNO SE ENAMORA DE LA ARQUITECTURA DEL HOTEL

Y como les digo, todavía ruinoso, la edificación hablaba de aquel pasado portentoso. Y ahora si, como escribiera Lara: “Y me fui lejos de Veracruz”. Cuando regresé, me había gustado tanto la edificación que volví a visitar el hotel ¡¡¡Y cuál fue mi sorpresa cuando al entrar lo vi recuperado integralmente!!! ¡Pa’su mecha! No salía yo de mi asombro, se habían hecho una serie de mejoras, pero todas respetando la arquitectura original y me vi literalmente regresado al pasado viendo las glorias de mi querido Hotel Mocambo. Y tuve la oportunidad ahí de conocer al muy caballeroso y emprendedor señor Don Fernando Bueno Lázaro y lo felicité efusivamente por haber rescatado tan preciada joya jarocha y haberlo traído a la contemporaneidad, sin haberle hecho perder un ápice de su magnificencia y arquitectura.

DON FER HA CONSERVADO PARA LOS VERACRUZANOS UN AUTENTICO SÍMBOLO REGIONAL

Pues bueno, desde ahí Don Fer, como le digo siempre con respeto y mucho afecto a su caballeroso propietario, me nombro “Mocambo filio”, lo cual me cayó muy bien. Y ahora, no muy seguido pero siempre regreso a llenarme del aroma, esencia y belleza de las glorias de lo que fue nuestro querido Veracruz y que están encerradas en las terrazas, habitaciones, pasillos, albercas, extensos patios y terrazas escalonadas de este maravilloso sitio. Y como les dije en otra ocasión, no hay mejor sitio para ver un plenilunio que las terrazas y habitaciones de este hotel, sobre todo ¡Las terrazas! ¡Un auténtico regalo de Dios el espectáculo natural de ver saliendo del mar a la luna llena! Este portento natural se puede ver también desde el bellísimo restaurante ¡Una joya el sitio! Pareciera el restaurante de bello y lujoso bajel del siglo XVIII, sobre todo porque casi todo es madera.

¡AAAH, ESOS PLENILUNIOS Y AMANECERES EN MOCAMBO!

Y, me he hospedado en el hotel para pasar una o dos noches y… ¡¡¡Que ricura!!! Es cuando mejor duermo (¡Y miren que duermo!) y procuro despertarme previo a la salida del sol, que también es otro regalo de Dios ver al astro rey ir saliendo del mar. Estando ya mostrado todo el disco celeste me regreso a la cama a seguir durmiendo.

APOYEMOS A CONSERVAR ESTA JOYA ARQUITECTÓNICA DE TODOS LOS VERACRUZANOS

Por lo tanto ¡Hay que ir al hotel Mocambo! A pasar una noche en temporada baja, para vivir el Veracruz que gente de mi generación conocimos o a comer ¡Se come riquísimo! O a desayunar o a tomar un aperitivo en la terraza, que se los juro ¡No hay otro sitio en Veracruz como la terraza el hotel Mocambo!, con bello lujo, ambiente natural, sin ruidos estridentes y además, se puede estar a la intemperie o con aire acondicionado en la cafetería.

¡VAMOS AL HOTEL MOCAMBO, QUE ESTÁ MÁS BELLO QUE NUNCA!

Así que no hay que hacerle al ensarapado y acudamos a hacer el gasto al hotel Mocambo par que continúe siendo la preciosa joya que es, una reminiscencia de aquel bello Veracruz.

Debemos de conservarlo como lo que es, un vestigio muy bien conservado del pasado glorioso de nuestra “jarochidad”. Además, Don Fer hasta le instaló un elevador para quien ya no pueda subir las majestuosas escaleras para llegar al nivel de las terrazas, el restaurante y la recepción. Vayan al hotel Mocambo. Y no digo “vayamos”, porque yo siempre he estado y estoy con el Hotel Mocambo. El hotel en si es la historia de la galanura de VERACRUZ.

http://losbuensodias.Blogspot.com
correo:[email protected]

- US -