Zumby Pixel

Urgen árboles

Publicado 10 junio 2017 el 10 de Junio de 2017

por

Lic. Guillermo Ingram

Incuestionablemente que tal y como dice la conseja popular: “Una golondrina no hace verano”. Pero si a esa ave veraniega se le une todo tipo de criaturas, voladoras, reptantes, pedestres, etc. ¡Sin duda alguna que se haría más que el verano!

PREDICO CON EL EJEMPLO

Miren, es hora de que nos vayamos dando cuenta de que no sólo Veracruz, ciudad y estado, sino el país ¡Y el mundo entero! Están urgidos de árboles. Pues en todo el orbe los han tirado de manera por demás alegre y feliz. Me atrevo a hablar en tercera persona del plural, pues en lo que a mi corresponde he sembrado infinidad de árboles, tanto en mi casa como haber sugerido y sigo sugiriendo a muchos amigos hagan lo mismo en sus casas. No es por presumir, pero bajita la mano debo de llevar como más de 500 árboles sembrados en lo que va de mi existir, entre propios y de mis amistades. Ahora, que si incluimos plantas, recuerdo como los amigos de uno de mis sobrinos llamaban a mi casa “la selva”, pues había árboles por todo el patio y plantas hasta en la sala y el comedor ¡Nunca en las recámaras!

¡AHÍ YACE EL PINO CENTENARIO! ¡TIRADO EN PEDAZOS EN EL PISO!

Y miren, si quieren ver ustedes la “alegría” con la que se han derrumbado árboles y se sigue por la mismita vertiente no obstante el innegable cambio del clima en el mundo (los calores que hemos experimentado en esta año ¡No tienen abuela!) y en Xalapa, otrora con su riquísimo clima, hoy es una auténtica mentada de madre el calor que ahí hace, pero, en la hoy avenida que creo se llama Adolfo Ruiz Cortines, que es la ampliación de la antigua carretera México-Xalapa, un poco antes de llegar al río Sedeño (la calle al parecer se llama F. Madero), no hay pierde, está a una cuadra con rumbo a México, tiene como seis meses que en esa esquina (es exactamente la banqueta), alguien tuvo a bien derrumbar un bellísimo pino, que por el grosor del tronco del árbol debió tener más de cien años, pues ahí está la base del tronco con parte de éste tirado a un lado ¿Qué daño hacia el árbol? ¡Creo ninguno! Pero, a ciencia y paciencia de las autoridades el árbol fue tirado y ahí yace aún desde hace aproximadamente 6 meses. Si iba a estorbar alguna construcción con sus ramas, incluso por la altura del pino, muy bien se podría haber desramado y haber dejado viviendo a tan bello ejemplar ¡Pero no!, a alguien sencillamente y valiéndole una pura y dos con sal: ¡¡¡Para abajo el pinche árbol!!! Y ahí terminó ese bellísimo ejemplar del reino vegetal que tanto oxígeno debió estar proporcionando y ni se diga de su colosal, cuanto impresionante aspecto.

¡SI UN MUNICIPIO SUFRE DE ESCASEZ DE AGUA ES XALAPA!

¡Y Xalapa está que sufre por agua! ¡Y una de las múltiples funciones de los árboles es la de conservar agua en el subsuelo!, o sea, he ahí la preclara idiotez humana y lo más bajo de lo que somos capaces los integrantes del género al que pertenecemos ¡Destruyendo todo aquello tan necesario para la vida misma! ¡¡¡En la que va de por medio la vida humana misma!!!

Y así como los irresponsables que botaron este pino en Xalapa, así en todo lo largo y ancho del territorio nacional y el mundo entero ¡Se siguen destruyendo hectáreas y hectáreas de bosques y selvas de manera por demás imbécil e irresponsable!

AMÉN DE CRIMINAL, ES UNA IMBECILIDAD

Me atrevo a utilizar el vocablo imbécil, en todo su más ampliado significado, en función que derrumbar un árbol, sobre todo en las condiciones en que está el mundo, es una auténtica imbecilidad. Lo peor de todo esto es que los responsables de no permitir esto ¡Autorizan, en documentación de por medio el derrumbe de árboles! ¡Arboles sanos que en el oficio de autorización dice que están “enfermos” o añosos y a punto de venirse abajo y causar grandes perjuicios, lo cual es una mentira más de este mundo “fabuloso” de la burocracia “aceitada”. ¿Otro ejemplo? ¿Qué hacen aserraderos al pie de carretera de sitios boscosos en donde está más que probado la crisis de la tala inmoderada? Esto equivaldría a dejar a un niño con diabetes comer indiscriminadamente golosinas. Pero esto es parte de un fenómeno de devastación en el mundo entero y por eso es que ¡Urge sembrar árboles, aunque sea en el frente de la casa! Ergo: ¡En la banqueta!

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

- US -