Zumby Pixel

¿Se acuerdan de “Alarma”?

Bueno, tal remembranza me vino en lo absoluto a añoranza alguna, pero es que ahora, medio de comunicación que se abre ya bien nacional o del extranjero pareciera estamos leyendo "Alarma", puros muertos, asesinatos, actos terroristas, desfalcos de todo tipo, masacrados, secuestros, incendios, atropellados, desaparecidos, terremotos, inundaciones, huracanes, contaminación, calentamiento global, etc., etc., etc.

Publicado 15 junio 2017 el 15 de Junio de 2017

por

Lic. Guillermo Ingram

Fue la revista de nota roja más vendida en México, pues tengo entendido que llegó a vender hasta dos millones de ejemplares por semana en toda la República Mexicana. Y un buen día cerró a la muerte de su director, siendo la última edición el 17 de febrero del 2014.

HOY POR TODAS LA VÍAS PURAS NOTICIAS CASI DE CUENTO DEL MONJE LOCO

Bueno, tal remembranza me vino en lo absoluto a añoranza alguna, pero es que ahora, medio de comunicación que se abre ya bien nacional o del extranjero pareciera estamos leyendo “Alarma”, puros muertos, asesinatos, actos terroristas, desfalcos de todo tipo, masacrados, secuestros, incendios, atropellados, desaparecidos, terremotos, inundaciones, huracanes, contaminación, calentamiento global, etc., etc., etc. ¿A poco no? Ya casi dan hasta añoranza (aquí sí), de las novelas rosas de Corín Tellado ¿Se acuerdan también de esta autora? ¡Pura historia de amor de color casi rosa mexicano! Que se antojaban aburridas o cursis, pero hoy, ante tanto desastre y noticias de carácter apocalíptico se echa de menos a doña Corín ¡En serio!

HAY UN ANTECEDENTE DE ESCAPISMO DE UNA ÉPOCA TERRIBLE EN EL MEDIOEVO

Hasta ya dan ganas de llevar a cabo una hazaña como las del “Decamerón”, de Giovani Boccaccio ¡Escrita entre 1351 y 1353! Una de las cien historias ahí narradas trata de un grupo de diez jóvenes que esperando la muerte por la peste bubónica que asolaba Florencia (y casi en todo Europa), huyen al campo (son siete mujeres y tres hombres) y sucede todo lo contrario, por haber salido a un medio libre de las pulgas transmisoras de la peste ¡Se salvan!

NI AUN ENDROGÁNDOSE CONVIENE TAMPOCO IR AL EXTRANJERO

La referencia al cuento es que realmente ya dan ganas de irse también al remoto campo a ver si ahí ya no llega tanta desgracia o al menos no tan malas noticias ¡Porque pa’su mecha! ¡Ya párenle! A quienes todavía les quede un poco de dinero y tenían la intención de ir a Europa ¡Ni maíz! Preferible quedarse  aquí en México que en un remoto país, pues ya me imagino estar echándose una deliciosa taza de café en alguno de los negocios que por docenas hay a las orillas del Sena, en la bellísima París, cuando en eso algún cabrón loco terrorista abra fuego a lo puro güey sobre la multitud en donde pudiera uno estar y si bien sale uno o bien lo matan o se queda ileso, pero si es lo contrario, imagino saldrá un ojo de la cara un tratamiento allende el Atlántico, que si aquí la medicina particular está que lo dejan a uno ciego porque cobran que pareciera lo dejaron a uno como nuevo ¿Se imaginan tener que pagar en euros? Porque si se dedica uno a pagar los seguros de todo tipo ¡Se lo lleva a uno la tristeza!, peor aún si ya rebasa uno los sesenta años, que entre más viejos las primas salen mucho más caras.

HABLEMOS DE ALGO AMABLE

Pero en fin, no es menester hacer de este espacio otra nota roja o sensacionalista, por lo tanto, les sugiero mejor hagan a un lado el mal humor, las malas vibras y salgan fuera de casa y planten un palito (sin albur), o sea, un arbolito y cuiden de su crecimiento hasta que esté firme y listo para valerse por sí mismo y después a cuidarlo de que ningún “piadoso” vecino salga a cortarlo a punta de machete. Pues al mundo entero le urgen árboles, creo ya se los platiqué la otra ocasión en que les dije yo ya llevo plantados un chorrotal de árboles y la mayoría se han dado ¡Muy bien! Ya están ahora incluso en la adultez y se ven soberbios, o sea, he cumplido en dos terceras partes ese dicho (que yo sabía era de origen chino, pero según esto viene de una narrativa cuya autoría es de un ¡Islamita!), que para decir has vivido: “Siembra un árbol, escribe un libro y ten un hijo”. A mí sólo me faltó ayudar a concebir un ser humano, y hablo en pretérito porque con eso de que ya me operaron la próstata ahora estoy (todavía a mis sesenta y tres años muy de vez en cuando, pero voy a misa todavía) en calidad de “Canderel”: “endulzo pero no hago engordar”. Pues por árboles no he parado… y en el caso del libro, con mi tesis incuestionablemente ya escribí el libro. Que además, con todo lo escrito en los grandes diarios de El Dictamen y La Tarde, también tengo ya más de un libro escrito ¿A poco no?

FUERON DOS DÉCADAS DE ENSUEÑO, CON VIOLENCIA PERO ¡NO LO DE HOY!

Por lo tanto, hoy intenté comunicarles algo amable, nada pesimista ni alarmista, a fin de sentirnos como cuando en los tardíos sesentas y en los setentas, cuando todo, si bien no era perfecto, no había tanto desmadre y sobresaltos ¡Con todo y Vietnam!, made in USA.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]

US - US -