Zumby Pixel

Los pacientes que nadie visita

Incluso, quienes los tienen a su cargo por lo regular tampoco les deparan el cuidado debido. Y como son pacientes que no se quejan, porque están ajenos a su situación ¡Ahí queda todo!

Publicado 08 junio 2017 el 08 de Junio de 2017

por

Lic. Guillermo Ingram

Más o menos así va el título de un artículo muy bueno que leí sobre los pacientes psiquiátricos en nuestro país. Ya en otras ocasiones les he platicado sobre el tópico, cuando en charlas con mis buenos amigos médicos se platicaba sobre este tipo de pacientes, los cuales no son visitados por sus allegados y por lo regular éstos se conforman y dan por buena la opinión e información de las personas a cargo de los enfermos en el fin y afán de no tener que enfrentar el cuadro patético de ver a un ser querido en el hospital psiquiátrico.

Incluso, quienes los tienen a su cargo por lo regular tampoco les deparan el cuidado debido. Y como son pacientes que no se quejan, porque están ajenos a su situación ¡Ahí queda todo!

¡MUY BUENA PELÍCULA!

Recuerdo una película muy buena respecto a este drama que se estrenara en 1975: “One Flew Over the Cuckoo’s Nest”. En español la titularon “Atrapados sin salida”. Largo el título en inglés y corto en español.

“Cuckoo” es el nombre común del “Cuclillo”, un pájaro gris cuya onomatopeya es “Cucu” y son los que salían a señalar la hora en aquellos viejos relojes emitiendo el clásico llamado. Y por extensión se les da a los “chiflados” o “locos”. Y la traducción literal del título de la película en cuestión es: “Un vuelo sobre el nido del cuco”, en referencia al escape de un solo paciente del hospital en que estaban confinados cuando un día se rebelan en contra de sus cuidadores. En este celuloide se ve el tremendo drama de los internos ¡Espantoso! Y los caprichos a los que están sujetos tanto por parte de familiares como del personal al cargo de ellos. Por cierto, esta fue la primera película en la que vi actuando a Danny DeVito. En la “jerga” gringa les da el nombre de “Cucu” a los pacientes psiquiátricos, como aquí en México decimos: “Tocado”, “chiflado”, “Se le mueve a la azotea”, “locatel”, etc.

LOS PACIENTES PISQUIÁTRICOS SON LOS MÁS DESATENDIDOS

Hasta donde me quedé, en México sólo hay tres hospitales psiquiátricos y lo demás se encuentra subrogado, por lo que no hay suficientes camas para atender a tanto enfermo mental que ahora deambulan por el territorio nacional y cada vez aumenta más el número de este tipo de enfermos. Que ahora también se les llama “bipolares”, pues pueden estar en un momento eufóricos de felicidad y de inmediato mudar a un estado de ánimo deprimido o violento.

Pero, tratando de mantenernos en el tema, estos pacientes, salvo sean de alguna familia adinerada, están prácticamente fritos con respecto a los “tratamientos” que reciben en los centros de atención pues amén de que no hay presupuesto para la atención adecuada, las solas tarifas hablan por sí solas de la “atención” a la que está sujetos.

¡QUE DRAMA EL DE LOS INTERNOS PSIQUIÁTRICOS!

En la película de referencia, el protagonista es Jack Nicholson y se da todas las mañas para influir en los demás enfermos que protesten por la mala calidad del cuidado que se les da y hasta se las ingenia para irse de “pinta” con los otros pacientes, con lo cual hasta pareciera se van recuperando de la postración en que se encuentran. Pero como tal situación no le conviene ni a los familiares de los internos (porque había hasta derechos hereditarios de por medio), como tampoco al centro hospitalario, someten al personaje de Jack Nicholson a los “humanos” tratamientos de electro shocks y lo dejan en estado vegetativo y… la “normalidad” vuelve al centro psiquiátrico, el único que escapa es un descendiente de indios al que apodaban “Chif”. De ahí creo el título de la película.

PATÉTICO EL ASUNTO

Pero, el artículo leído me inspiró una vez más para hablar de este tema tan interesante y… patético. Y es que como los “locos” no se quejan y cuando lo hacen a los que les conviene dicen que hablan incoherencias, ahí va la cosa, pero, en la realidad, si el tratar a un enfermo es cansado y aniquilante, uno de carácter psiquiátrico lo es todavía más y con lo deshumanizado que estamos ahora, sobre todo a estos últimos se les deja práctica y literalmente abandonados en la calle a su suerte. Y, no hay que ser tan gachos.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]