Zumby Pixel

Japón y la unión Europea van por acuerdo comercial

Ahora es el turno de Japón y la Unión Europea que esperan cerrar un acuerdo comercial lo antes posible, sólo esperan salvar sus diferencias en los sectores automotor y agrícola, confirmó hoy a Efe un portavoz del Ejecutivo nipón.

Publicado 29 junio 2017 el 29 de Junio de 2017

por

La salida de EEUU del TPP los une más

Dr. Armando Rojano Uscanga

Para el comercio internacional no hay fronteras, y menos ahora que la Web ha convertido al mundo en una aldea global, como la llamaba Marshall McLuhan. Por eso las medidas proteccionistas de Donald Trump lo único que han logrado es aislar a su país, haciendo que los demás se unan. Ahora es el turno de Japón y la Unión Europea que esperan cerrar un acuerdo comercial lo antes posible, sólo esperan salvar sus diferencias en los sectores automotor y agrícola, confirmó hoy a Efe un portavoz del Ejecutivo nipón.

Las negociaciones podrían ultimarse la primera semana de julio, con motivo del viaje previsto a Bruselas del ministro nipón de agricultura, Yuji Yamamoto, para reunirse con su homólogo comunitario, Phil Hogan, con quien tratará el acceso a los productos agrícolas, uno de los puntos más delicados del pacto. De paso aprovecharán la próxima cumbre del G20 que arranca al día siguiente en Hamburgo, Alemania. Japón (tercera economía mundial) es el segundo mayor socio comercial de la UE en Asia después de China y juntos representan más de un tercio del producto interior bruto (PIB) mundial. El nuevo tratado impulsaría la economía europea del 0,6 al 0,8 por ciento de su PIB, y crearía 400.000 nuevos puestos de trabajo.

La UE y Japón iniciaron negociaciones en 2013 y para culminarlas en 2016, pero tuvieron divergencias en dos puntos clave, las tarifas que aplican los Veintiocho a las importaciones de la industria automotriz japonés y el proteccionismo nipón en el sector agrícola. La UE exige a Japón que levante los altos aranceles que aplica al queso, el vino y otros productos de origen agrícola y ganadero, mientras que Tokio pide eliminar las tarifas del 10 por ciento que impone sobre los automóviles nipones y las de entre el 3 y 4,5 por ciento sobre los componentes.

Tokio accedería a rebajar sus aranceles sobre vinos y quesos a cambio de mantener la protección de ciertos productos lácteos, y de que Bruselas redujera sus tarifas sobre el té japonés y el “nihonshu”, y reconociera la denominación de origen de esta bebida alcohólica elaborada a partir de arroz fermentado y conocida como “sake” fuera de Japón.

- US -