Zumby Pixel

España se da el lujo de rechazar a los turistas

Y es que los residentes no quieren visitas, y lo manifiestan de mil maneras, unos se disfrazan de turistas, arrastran maletas y adoptan los modales bárbaros de éstos.

Publicado 05 junio 2017 el 05 de Junio de 2017

por

Surge la turismofobia, en una industria multimillonaria

Dr. Armando Rojano Uscanga

Nada es perfecto, y aunque España está en los primeros lugares mundiales en recepción de visitantes extranjeros y se prepara afanosamente para la próxima temporada veraniega, empieza a surgir la turismofobia, la cara menos amable de una industria multimillonaria, pues vecinos de Barcelona, Palma y Madrid se rebelan contra la masificación turística por los problemas de convivencia y el alza del precio de los alquileres

Y es que los residentes no quieren visitas, y lo manifiestan de mil maneras, unos se disfrazan de turistas, arrastran maletas y adoptan los modales bárbaros de éstos. Otros hacen pintas en las paredes repudiándolos. Y es que la industria turística española ha vivido un boom. Año tras año, bate récords, hasta superar los 75 millones anuales de visitantes. En cinco años, el turismo internacional ha crecido más de un 30%.

Simultáneamente, ha aparecido y se ha extendido la turismofobia. El sector vive con inquietud el aumento del rechazo al turismo.

Y resulta preocupante, pues para Barcelona y Baleares, el turismo representa un elevado porcentaje de la economía. Y la prensa internacional ya se ha hecho eco del fenómeno. A las puertas de otro verano de récord, el diario británico The Independent situó a Barcelona como uno de los ocho destinos que más odian a los turistas. Algunos empresarios, convienen en que la irrupción del turismo masivo en la vida cotidiana de los ciudadanos causa problemas. Bien porque literalmente casi no pueden andar por la calle, o por los problemas de convivencia o porque el incremento de viviendas turísticas ha ido en detrimento del alquiler para residentes, un fenómeno que ha disparado los precios.

US - US -