Zumby Pixel

EE. UU. Rico, illiois en la ruina

Discrepancias políticas están lastrando al quinto estado más poblado de Estados Unidos. Los demócratas controlan las dos cámaras estatales y el gobernador republicano Bruce Rauner no han logrado acuerdos para resolver el déficit del estado.

Publicado 03 junio 2017 el 03 de Junio de 2017

por

La política acaba con el mito de su legendario federalismo

Dr. Armando Rojano Uscanga

El Libro Beige de la Fed (Banco Central) indica que Estados Unidos sigue creciendo a un ritmo entre modesto y moderado, en tanto que uno de sus más importantes Estados, Illinois (al que pertenece la emblemática ciudad de Chicago), se encamina a la ruina, después de tres años sin presupuesto, al borde del bono basura, y con intereses acumulados por intereses de facturas impagadas por 800 millones.

Discrepancias políticas están lastrando al quinto estado más poblado de Estados Unidos. Los demócratas controlan las dos cámaras estatales y el gobernador republicano Bruce Rauner no han logrado acuerdos para resolver el déficit del estado. Las entidades que dependen del Estado, como universidades y servicios sociales, están arruinadas. Chicago debe 14.500 millones de dólares por facturas no pagadas y en este año fiscal, el déficit operativo del estado asciende a 6.000 millones de dólares.

La calificadora Standard & Poors ha degradado los bonos generales al menor nivel para un estado en la historia de Estados Unidos, el “BB+”, y quedando a un paso de perder el grado de inversión. Los denominados como “appropriation bonds” o bonos de ingresos, cuyos poseedores no pueden reclamar el reembolso por vía judicial, están por debajo del bono basura hasta el “BB-“. Illinois ha seguido cumpliendo con el pago de los bonos y Citigroup recomendaba la pasada semana la compra de los mismos, aprovechando que el bono a diez años ofrece una rentabilidad del 4.43%.

El líder de la Cámara Baja estatal, el demócrata Michael Madigan, culpa al gobernador de retener al presupuesto como rehén y Rauner acusa a los legisladores de un completo abandono del deber.

Rauner, gobernador desde 2015, terminó con 12 años ininterrumpidos de gobiernos demócratas, y obliga a que cualquier plan de gasto esté ligado a sus prioridades, como congelar el impuesto a la propiedad.

- US -