Zumby Pixel

EL BOYANTE MERCADO DE LAS FALSIFICACIONES OCDE y UE culpan al correo electrónico

Según las conclusiones, China es el principal país productor de productos falsificados y pirateados, que se venden en todo el mundo, mientras que Hong Kong, Emiratos Árabes Unidos y Singapur se destacan como los países donde estos productos hacen escala antes de llegar al consumidor.

Publicado 25 junio 2017 el 25 de Junio de 2017

por

Dr. Armando Rojano Uscanga

En un estudio, la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) y la UE analizaron las rutas del tráfico de falsificaciones y concluyen que el correo electrónico sirve para distribuir bienes piratas. ¿De dónde vienen los productos falsificados, quién los produce y por dónde pasan en su camino hacia el destinatario final?, son las preguntas trata de responder el informe elaborado por la OCDEy la Oficina de Propiedad Intelectual de la UE (EUIPO, por sus siglas en inglés) recién publicado.

Según las conclusiones, China es el principal país productor de productos falsificados y pirateados, que se venden en todo el mundo, mientras que Hong Kong, Emiratos Árabes Unidos y Singapur se destacan como los países donde estos productos hacen escala antes de llegar al consumidor. El informe llama la atención también sobre la creciente importancia de los envíos postales y del comercio electrónico en el proceso de mercadeo de las falsificaciones.

El informe complementa a otro publicado el año pasado por ambos organismos acerca del impacto económico del tráfico de falsificaciones y productos pirateados, en el que se usaron datos de incautaciones en aduanas de todo el mundo, concluyendo que su comercio ascendió en 2013 a 461.000 millones de dólares, el equivalente al 2,5% del comercio total global. En el caso de la UE, el porcentaje ascendía al 5%. China y Hong Kong fueron identificados como el país de procedencia del 80% de los productos intervenidos.

 Los dos organismos seleccionan los productos más falsificados o pirateados, distribuidos en 10 categorías, que representan un 63% del valor total de las falsificaciones: productos alimenticios, farmacéuticos, perfumería y cosméticos, artículos de cuero y bolsos, ropa y tejidos, calzado, joyería, equipamiento electrónico y eléctrico, aparatos ópticos, fotográficos y médicos y juguetes. Desarrollan el concepto “país de procedencia”, que no distinguía países productores de países de tránsito, por limitaciones por cuanto en dónde se producen los bienes falsificados (los criminales no suelen dar datos de sus actividades), diferenciando países productores y de tránsito cruzando los datos de países de procedencia del estudio de 2016 sobre su capacidad industrial (si es capaz de fabricar productos legítimos, también puede hacerlo con los falsos) y sobre sus reexportaciones, pues si es punto de tránsito de productos legítimos, también puede serlo de falsificaciones.

US - US -