Zumby Pixel

Priístas preparan rebelión interna hacia el 2018

Asimismo, demandaron que se cierre el paso a la apertura de puertas o anulación de candados que permitan que el PRI postule a la Presidencia de la República a un personaje vinculado al PAN o sin trayectoria partidista.

Publicado 18 junio 2017 el 18 de Junio de 2017

por

Quieren consulta directa a bases y simpatizantes

Cerrar puertas a personajes vinculados con el PAN

El Dictamen / Agencias / CIUDAD DE MÉXICO. De cara a la XXII Asamblea Nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), grupos priístas preparan una rebelión interna contra el rumbo tomado por su dirigencia nacional encabezada por Enrique Ochoa Reza y Claudia Ruiz Massieu.

Durante una reunión privada a la que tuvo acceso EL UNIVERSAL- 89 priístas exigieron que la elección del próximo candidato presidencial del PRI sea por consulta directa a las bases y simpatizantes.

Asimismo, demandaron que se cierre el paso a la apertura de puertas o anulación de candados que permitan que el PRI postule a la Presidencia de la República a un personaje vinculado al PAN o sin trayectoria partidista.

En este encuentro participaron 89 priístas, entre ellos José Ramón Martel, José Encarnación Alfaro, Alberto Aguilar Iñárritu, Ivonne Ortega, Yolanda de la Torre, José Adolfo Murat, y en un primer momento, sin participar en el debate interno, Ernesto Gándara.

También participaron Mireya Sánchez Quiroz, Alfredo Femat, Pablo Casas, Nabor Ojeda, Jaime Santoyo Castro, Carlos Jongitud, así como ex legisladores, ex alcaldes y ex dirigentes estatales del tricolor, así como miembros de “Alianza Generacional” y de “Nueva Corriente Democrática”.

En la mesa, José Ramón Martell explicó que de todas las reflexiones se construirá un documento con base en una propuesta de diez puntos presentada por la ex gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega, para llevarla a la Asamblea Nacional.

La ex gobernadora de Yucatán, invitada a la reunión sin ser parte de alguna de las corrientes priístas participantes, concluyó que “la rentabilidad electoral, la competitividad del PRI, ha caído en 4 millones 900 mil votos”; señaló:

“Hay muchos ejemplos de cómo el PRI ha perdido elecciones por malas decisiones al elegir candidatos, muchos de ellos sin el aval de la militancia, por eso es necesario que las candidaturas surjan de consultas directas a la base y a la ciudadanía”.

Dijo que ante la pérdida de competitividad del PRI es fundamental el proceso de selección de candidatos rumbo al 2018, pues sólo con los abanderados correctos, dijo, podrán ganar la Presidencia de la República y los demás cargos en disputa.

Advirtió que el futuro del PRI depende de una correcta selección de candidaturas. “A lo largo del país muchos priístas me han manifestado que es necesario abrir a la base militante los procesos de selección de dirigentes, para garantizar su pertenencia al partido y su legitimidad”.

Hugo Díaz-Thomé, presidente de “Nueva Corriente Democrática”, expuso un documento en el que plantea la “inviabilidad” de procesar la voluntad de un único consejero político nacional”.

En el texto dirigido a Ochoa Reza y Ruiz Massieu plantea “elegir en la Asamblea Nacional una nueva dirigencia del partido que cuente necesariamente con trayectoria y prestigio, amplio consenso e independencias del grupo de poder como requisitos indispensables para construir la credibilidad social del PRI”.

En la reflexión interna, que será integrada en un documento que se defenderá en la XX Asamblea Nacional del PRI, Harry Jackson Sosa, vinculado con gobiernos priístas de Veracruz, demandó que se privilegie la militancia del partido antes de dirigir al partido.

Entre las más de 30 intervenciones, Filiberto Alfaro, ex líder del PRI en Sonora, advirtió que “entre gitanos no nos vamos a leer la mano ni nos vamos a echar la cartas” pues las Asambleas Nacionales están diseñadas para sacar adelante ciertas propuestas.

Afirmó que la XXII Asamblea está diseñada para tener un control de ciertas propuestas básicas desde quienes asisten, quienes participan y los objetivos que tiene, no nos vamos a engañar entre nosotros mismos.

US - US -